El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un acto del PSOE en Valladolid el 9 de marzo de 2019. Foto: EFE/NG

Los "viernes sociales" de Sánchez aumentan el déficit de 2019

stop

El Banco de España atribuye la subida de su previsión de déficit hasta el 2,5% del PIB a los decretos aprobados por Sánchez

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un acto del PSOE en Valladolid el 9 de marzo de 2019. Foto: EFE/NG

Madrid, 20 de marzo de 2019 (16:23 CET)

El Banco de España ha publicado este miércoles sus proyecciones macroeconómicas para la economía española de 2019 a 2021. Pese a que ha mantenido la mayoría de los indicadores según sus previsiones anteriores, ha subido el déficit para este año. Así, el organismo ha aumentado una décima la previsión, hasta el 2,5% del PIB y tiene muy claro el motivo: los viernes sociales de Pedro Sánchez.

Este año cerraría con una rebaja de solo dos décimas frente al 2,7% del PIB de 2018. El Banco de España se ha mostrado "un pelín insatisfecho" con esta reducción del déficit público al temer "otro año en barbecho" para la consolidación fiscal, según explicó el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce.

Arce explica que el aumento de una décima de la previsión de déficit para este año se debe a algunas de las medidas aprobadas vía real decreto en los llamados "viernes sociales". En cuanto al resto de años, el organismo mantiene su previsión del déficit de 2020 en el 2% y en el 1,8% para 2021. 

El Banco de España asegura que el impacto de medidas como el subsidio para mayores de 52 años es "relativamente pequeño"

Además afirma que el panorama en términos presupuestarios "ha cambiado muy poco", ya que en diciembre ya se incorporaban algunas de las medidas con más posibilidades de ver la luz, como el alza del SMI o la subida del sueldo de funcionarios.

En concreto, ha citado con un impacto "relativamente pequeño", medidas como la recuperación del subsidio para mayores de 52 años, la exención del IRPF en las prestaciones de paternidad o el aumento de los permisos de paternidad.

También ha señalado que aunque se mantiene la previsión de crecimiento para este año en el 2,2% en términos reales, la estimación para el PIB nominal se ha reducido en tres décimas, hasta el 3,6%, lo que repercute igualmente en el déficit público.

Reducción gradual de la deuda

Respecto a la deuda pública, el Banco de España pronostica una reducción "muy gradual", que situará la ratio de deuda pública en torno al 95% del PIB en el año 2021, por lo que ha subrayado que debe desplegarse una estrategia de consolidación fiscal para llevar ese nivel a cotas "manejables".

También prevé que la capacidad de financiación frente al resto del mundo descienda por debajo del 1% del PIB, debido a cierto deterioro del superávit de bienes no energéticos y servicios.

En detalle, proyecta una prolongación de las necesidades de financiación de los hogares, con un ligero repunte de su ahorro, y una reducción gradual de las necesidades de financiación de las administraciones públicas.

El organismo detalla que, pese a que el consumo de los hogares es la principal palanca de crecimiento, también ha ayudado el consumo de las administraciones públicas. Aún así, Arce asegura que el freno del consumo de los hogares no es comparable con la incertidumbre derivada de las elecciones u otros factores y, en mayor medida, el impacto de la desaceleración de la zona euro, compensado por los tipos de interés negativos y los menores precios del petróleo.

En cuanto al crecimiento económico, el organismo supervisor mantiene sus previsiones en el 2,2% este año, el 1,9% en 2020 y el 1,7% en 2021, en línea con las anticipadas en diciembre, debido a que se compensa entre sí el comportamiento reciente de la actividad, algo "más dinámico de lo esperado".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad