Standard & Poor's degrada ahora a la banca española

stop

La agencia estadounidense revisa a 11 bancos pocos días después de precipitar la solvencia de España a dos niveles del bono basura

Protesta contra Standard & Poor's en París

30 de abril de 2012 (12:35 CET)

Standard & Poor's ha revisado a la baja el rating de 11 entidades financieras españolas, entre ellas BBVA y Santander, al tiempo que ha puesto en revisión con perspectiva negativa a otras cinco. La semana pasada, la agencia degradó dos niveles la nota de solvencia a España.

En concreto, además de los dos grandes bancos españoles, la agencia de calificación ha rebajado el rating de Banesto, Sabadell, Ibercaja, Bankinter, Banca Cívica, Barclays, Kutxabank, Santander Consumer y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

Además, Standard & Poor's ha puesto en revisión con perspectiva negativa a otras cinco entidades financieras: Caixabank y Bankia, a sus respectivas matrices La Caixa y Banco Financiero y de Ahorros (BFA), así como al Banco Popular.

En este sentido, la calificadora de riesgos explicó que espera completar a finales de mayo su revisión sobre el impacto de la rebaja del Tesoro Público en el sector financiero y apuntó que cualquier potencial impacto negativo sobre las entidades examinadas "se limitaría a uno o dos escalones".

Esta revisión se produce después de que la agencia de calificación rebajara la pasada semana en dos escalones el rating de España desde A/A-1 a BBB /A-2 al entender que existen "riesgos significativos con respecto al crecimiento económico y a la ejecución presupuestaria", algo que podría repercutir negativamente en la calidad crediticia de España.

Inyecciones del BCE

De hecho, el pasado viernes la directora de ratings soberanos para Europa y África de S&P, Myriam Fernández de Heredia, ya anticipaba en una conferencia de prensa que la rebaja del rating soberano tendría impacto en las calificaciones del sector financiero "en días o semanas".

Por su parte, Marko Mrsnik, director de calificaciones soberanas de S&P para Europa, destacaba que las inyecciones de liquidez a tres años por parte del Banco Central Europeo (BCE) habían sido un gran alivio para las refinanciaciones de la banca española, aunque advirtió de que estas subastas "no pueden sustituir" la necesaria reestructuración del sector, por lo que reclamó una mejora "a nivel europeo" de la eficacia en la gestión de mecanismos de rescate que pudieran aliviar las presiones en los mercados de deuda de España e Iralia.

"Si se articularan en Europa fórmulas alternativas de apoyo a la banca tendríamos que reevaluar la situación", reconocía Fernández de Heredia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad