Adolfo Domínguez pide tiempo para devolver el crédito ICO y descarta recurrir de nuevo a la banca

La compañía, que está negociando una reducción del 30% de la plantilla, se acoge al mecanismo para ampliar el periodo de carencia del crédito de 15 millones avalado por el ICO, aunque asegura que no tiene problemas de liquidez

Adolfo Domínguez pide tiempo para devolver el crédito ICO y descarta recurrir de nuevo a la banca

Adolfo Domínguez, como todas las cadenas de moda, sufrió de manera especialmente virulenta el impacto del Covid-19, que llegó a obligarla a cerrar el 90% de su red en algunos momentos del pasado ejercicio. La compañía, que mantenía una tendencia positiva pero que arrastra pérdidas desde hace una década, recurrió a los ERTE, renegoció alquileres, pidió bonificaciones para las cotizaciones sociales y obtuvo un préstamo avalado por el ICO de 15,5 millones para aliviar los problemas de liquidez.

A cierre de ejercicio, la posición de tesorería se situaba en los 12,7 millones, una minoración sobre los 13,8 millones con los que acabó el tercer trimestre, pero también una desaceleración en la salida de caja, que se venía deteriorando con fuerza a lo largo del pasado año. Cuando obtuvo el préstamo alcanzó los 20 millones, pero cierra el ejercicio con ocho millones menos.

Más tiempo para empezar a pagar el crédito ICO

En la presentación de resultados del grupo, que perdió 19,3 millones el año de la pandemia, el director general Antonio Puente descartó recurrir de nuevo a la banca para la búsqueda de financiación, al considerar que la posición de liquidez de la compañía es buena.

Adolfo Domínguez, sin embargo, sí que intentará retrasar la devolución del crédito concedido y avalado por el ICO. Según deja claro en sus cuentas anuales, la textil ourensana ya ha solicitado la ampliación del periodo de carencia del préstamo, que le fue concedido inicialmente con una amortización a cinco años y uno de carencia.

Esta posibilidad está recogida en el real decreto ley 34/2020 del 17 de noviembre, que prevé la ampliación a dos años del periodo de carencia y hasta ocho el plazo de amortización, si bien Adolfo Domínguez solo especifica que ha solicitado empezar a pagar más tarde.

Al margen de esta financiación excepcional, el grupo no se plantea más endeudamiento, por lo que las entradas de efectivo dependerán de los propios ingresos de la cadena y de la posible consecución de fondos europeos, pues Adolfo Domínguez planea presentarse a las ayudas de reconstrucción con varios proyectos, según aseguró la presidenta ejecutiva, Adriana Domínguez.

Reducción del gasto

Adolfo Domínguez cuenta con 342 puntos de venta, 48 menos que el año anterior y el 49% fuera de España. La compañía considera que la dimensión de la red comercial ya es la adecuada, después de la fuerte reducción de los últimos años. En los últimos 14 meses abrió 12 establecimientos en mercados internacionales y dos en España.

Los gastos operativos descendieron en casi un 30%, quedándose en los 39 millones. El grupo acomete ahora un ajuste de plantilla para reducir también los gastos de personal. Adriana Domínguez explicó que el ERE se debe a la propia transformación tecnológica que está realizando la compañía y que ha provocado la desaparición de parte de los procesos internos. Antonio Puente añadió que el volumen de plantilla respecto a los ingresos está sobredimensionado en comparación con la media del sector, un motivo adicional para aplicar el ajuste que conllevará la salida del 30% del personal, con especial afectación en la fábrica ourensana de San Cibrao das Viñas.

México, la mayor caída de ventas

La facturación de la textil, castigada por los cierres de tienda derivados de las restricciones del coronavirus, fue de 66 millones, un 42% menos. De esta cuantía, 47,9 millones se ingresaron en territorio europeo, una caída del 38,2% en superficie comparable. El mayor descenso, sin embargo, fue en México, el segundo mercado del grupo después de España. En el país azteca facturó 10,5 millones, un retroceso del 48,8%.

En Japón también descendieron un 34,6%, superando por poco los 5 millones; mientras que en el resto de territorios sumó 2,5 millones, un 19,1% menos. Entre estos se incluye Estados Unidos, donde Adolfo Domínguez ha disuelto su filial, Adolfo Domínguez USA.

En cuanto a los resultados, las pérdidas antes de impuestos alcanzaron los 16,5 millones en España y los 1,8 millones en Japón, siendo los números rojos más significativos. México también aportó un resultado negativo después de lograr más de dos millones de beneficio el año previo a la crisis sanitaria.