Audasa gana 34 millones mientras pide compensaciones por la caída de tráfico en la AP-9

La concesionaria de la AP-9 minimiza el impacto del Covid-19 y gana 33,7 millones en un 2020 por el que reclama compensaciones ante el desplome de tráfico

Tramo de la AP-9 a su paso por el Puente de Rande / EFE

Tramo de la AP-9 a su paso por el Puente de Rande / EFE

Audasa esquiva el golpe del Covid-19. La concesionaria de la AP-9 ha cerrado un año 2020 marcado por la pandemia con un beneficio neto de 33,7 millones. La compañía ha sufrido una caída del 20,3% en sus ganancias tras conseguir minimizar el impacto del coronavirus gracias a la sentencia favorable que recibió del Tribunal Supremo en febrero de 2020 por el cual se revisaron y se fijaron indemnizaciones millonarias para Audasa por los denominados peajes en la sombra.

El Alto Tribunal declaró nulo el Real Decreto Ley por el cual se cambiaba la forma de calcular las compensaciones que Audasa debía recibir por peajes como el de los tramos A Coruña-A Barcala y Vigo-O Morrazo, que ahora son gratuitos para los usuarios, pero sufragados con cargo a las cuentas públicas.

Estos pagos han permitido que la firma se haya embolsado 16,6 millones de euros en ingresos extraordinarios (11,5 millones de euros por compensaciones entre los años 2017 y 2019 y los 5,1 millones de euros restantes, por el ejercicio 2020) y haya minimizar el desplome de beneficios. “De no considerar dichos ingresos extraordinarios, el beneficio hubiera disminuido un 48,9%, en relación a 2019”, asegura la firma, en referencia a unos beneficios que han subido de 21,6 a 33,7 millones de euros una vez incorporados los extraordinarios.

Reclamación ante el Gobierno por la caída de tráfico

Audasa ha logrado minimizar el impacto del Covid-19 pese a registrar los menores tráficos de toda su historia. En concreto, “la intensidad media diaria (IMD) de la autopista, incluyendo los tramos de peaje y gratuitos, descendió hasta los 17.546 vehículos por día, la más baja desde que se completó en 2004 su trazado entre Ferrol y Tui”, según revela la firma, que el pasado mes de octubre llamó a la puerta del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para reclamar compensaciones por esta caída del 28% en su volumen de tráfico.

La firma propiedad del grupo Itínere ha alegado que durante el 2020 se ha visto perjudicada por circunstancias «imprevisibles y extraordinarias» provocadas por la pandemia que «han imposibilitado la ejecución del contrato de concesión en los términos previstos».