Caamaño amplió cinco veces su sede antes de que la Xunta aprobase su legalización

El histórico proveedor de Inditex realizó su última gran ampliación en Alvedro el año antes de tramitar la legalización de sus terrenos ante la Xunta, que ahora se enfrenta a un recurso contencioso en el TSXG por la "no conformidad a derecho" del proyecto

Grupo Caamaño

Vista exterior de la sede del Grupo Caamaño en Culleredo (A Coruña)

Un recurso presentado ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) se cruza en las aspiraciones del antiguo Grupo Caamaño para regularizar y ampliar su sede. La firma, ahora en manos de la vasca Kider (controla el 51% de su capital) y rebautizada como Kimak Solutions, había logrado la luz verde por parte de la Xunta para zanjar las irregularidades urbanísticas en las que había incurrido durante dos décadas en las cuales, no obstante, multiplicó el tamaño de su base de operaciones en Alvedro (Culleredo).

Y es que el Grupo Caamaño ejecutó cinco grandes ampliaciones de sus instalaciones pese a ubicarse en terreno rústico no urbanizable entre los años 1997 (fecha de su traslado al parque empresarial de Alvedro) y 2018, un año antes de su compra por parte de Kider.

Durante este periodo, la firma ha pasado de contar con una antigua nave de ganado a constituir un complejo industrial de 34.535 metros cuadrados que ahora la firma quiere ampliar hasta los 53.275 autorizados por la Xunta de Galicia. Además, el ahora grupo Kimak Solutions se dotó de casi 400 plazas de aparcamiento mediante una serie de obras que se llevaron a cabo igualmente pese a las irregularidades urbanísticas de estos terrenos.

Las últimas grandes ampliaciones se llevaron a cabo en verano de 2018, apenas un año antes de que la vasca Kider desembarcase en su accionariado y se decidiese impulsar esta regularización ante la Xunta de Galicia. La fase de tramitación de este proyecto se inició a finales de 2019 con la presentación del documento del proyecto (constaba de 194 páginas) y fue impulsada por la empresa Lots Land & Rent. Se trata de una sociedad patrimonial controlada por José María Caamaño Louro (ahora segundo máximo accionista del histórico proveedor de Inditex), pero que no guarda relación ni con Kimak Solutions ni con la vasca Kider.

«No conformidad a derecho»

El proyecto de Caamaño fue aprobado por el Consello de la Xunta el pasado mes de octubre y llevado al Diario Oficial de Galicia (DOG) en noviembre. La resolución de la Dirección Xeral de Planificación Enerxética e Recursos Naturais (dependiente de la Vicepresidencia Segunda) dio luz verde al proyecto sectorial de incidencia supramunicipal de ampliación de las instalaciones de la sede central del Grupo Caamaño y se declaró su utilidad pública a efectos expropiatorios.

Economía Digital Galicia se ha puesto en contacto con la Vicepresidencia Segunda y la Consellería de Economía, Emprego e Industria sin haber obtenido respuesta por el momento sobre el escenario que se abre ante el recurso presentado contra esta resolución.

En la denuncia presentada ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), un socio vinculado a sociedades como Valmarcasa Constructores-Promotores entiende que existen «razones que explican la no conformidad a derecho de dicho proyecto sectorial«. Según avanza en su recurso, estos motivos «obligan a la impugnación del acuerdo que lo aprueba definitivamente, en el bien entendido que con ello se pretende, también, el cumplimiento de la legislación urbanística vigente».

Casi 11 millones de inversión y un millar de empleos

El recurso se cruza en el proceso de expropiaciones que ya se había puesto en marcha para impulsar la ampliación de la sede de Kimak Solutions. Y es que la Jefatura Territorial de la Xunta en A Coruña había fijado para los días 17 y 18 de marzo el levantamiento de actas previas a la ocupación de los propietarios de los terrenos afectados por el proyecto, según recogía un anuncio publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Las expropiaciones se erigían como el último gran paso previo a la ampliación de las instalaciones de Kimak Solutions, un plan que llevaba aparejada una inversión de casi 11 millones de euros. El objetivo de esta iniciativa era ganar capacidad productiva y, según las previsiones de la compañía, su puesta en marcha permitiría la creación de un millar de empleos.

En concreto, en la documentación que la empresa trasladó en su día a la Xunta de Galicia se recogía su estimación de generar 300 nuevos puestos de trabajo directos. A estos se sumarían otros 700 indirectos, generando un impacto en el empleo que llevó a que el Gobierno gallego declarase la supramunicipalidad del proyecto, pasando a tramitarse bajo esfera autonómica y no municipal.