Cupa, el gigante de la pizarra, compró empresas por más de 100 millones en plena pandemia

El grupo, que cerró el año pasado con récord de facturación, engordó su perímetro con adquisiciones totales y parciales antes de su cambio de manos al fondo Brookfield

Alfredo Zamarriego, presidente de Cupa Finance, y Javier Fernández, consejero delegado de Cupa

Alfredo Zamarriego, presidente de Cupa Finance, y Javier Fernández, consejero delegado de Cupa

La mayor pizarrera gallega cambió este ejercicio de manos. El fondo de inversión Brookfield formalizó la compra de Cupa Group, dando carpetazo a la etapa de Carlyle, que desembarcó en el gigante ourensano en 2016. Su último año completo fue de récord en cuanto a crecimiento. Las cuentas consolidadas del grupo indican que la cifra de negocio se disparó en 2021 de 242 a más de 400 millones de euros. El resultado neto rozó los 600.000 euros, frente a las pérdidas de 33 millones del año de la pandemia mientras que el beneficio de explotación, el propio de la actividad de la compañía, se acercó a los 46 millones de euros.

El crecimiento del grupo está directamente relacionado con la ampliación de su perímetro. En plena pandemia, Cupa apostó por seguir creciendo cerrando adquisiciones, completas o parciales, en las que llegó a invertir más de 100 millones de euros en los últimos dos ejercicios, según evidencia la memoria consolidada de Cupa Finance.

Las compras de la pandemia

En la misma, consultada por Economía Digital Galicia, los administradores del grupo pizarrero indican que a finales de febrero del pasado año, la sociedad dominante, Cupire Padesa, se hizo con la compañía con base de operaciones en Valdeorras Proinor (Promociones de Industrias Ourensanas). En concreto, adquirió 11.000 acciones de la sociedad por un importe de 23,8 millones de euros.

Tres meses después, también adquirió Pizarras Lomba, una empresa productora con sede en Sobradelo de Valdeorras, de nuevo en Ourense. Cupa puso los ojos en una compañía que explotaba su propia cantera, un yacimiento de pizarra de gran calidad de color negro y roca de grano fino muy demandada en los mercados de Francia y Reino Unido. Según la memoria del grupo, Cupire Padesa se hizo con 3.642 participaciones sociales por valor de 13,8 millones de euros.

Fuera de Ourense, a través de la sociedad dependiente Burton Roofing Merchants, también adquirió el 100% del capital de Rinus Roofing Supplies, en este caso, en Reino Unido. La operación se cerró en 19,8 millones de euros.

El ejercicio de la pandemia su gran operación fue la compra de Pizarras Gallegas y su dependiente al 50%, Pizarras Galcar, por un importe de 35,6 millones de euros. Enclavada en Vilamartín de Valdeorras, esta adquisición le aseguró a Cupa la ampliación de su negocio en el extranjero, siendo los principales destinos de la producción Alemania, Reino Unido, Irlanda y Dinamarca.

De Ourense, a Castilla y León y EE UU

Por otro lado, durante el pasado ejercicio, Cupa aumentó su participación en sociedades en las que ya tenía posiciones. Así, se hizo con el 100% de Pizarras Santa Cruz, otra firma ourensana, con un desembolso de 5,6 millones de euros. En Castilla y León alcanzó la totalidad del capital de Pizarras Abejeda y Pizarras La Luz al adquirir a terceros participaciones por importe de 2,4 millones y algo más de medio millón de euros.

Por último, a finales del ejercicio pasado, con su filial en Estados Unidos, adquirió las participaciones que le restaban para tener el 100% de la dependiente Vermont Slate por 3,5 millones de euros.

En total, más de 100 millones de euros invertidos en plena pandemia en seguir creciendo.