De Enagás a Repsol: las apuestas energéticas de Amancio Ortega representan apenas el 2% de su fortuna 

Las inversiones del fundador de Inditex en Enagás, Red Eléctrica, REN y los proyectos de Repsol equivalen a 1.268 millones, doce veces menos que su patrimonio inmobiliario

Amancio Ortega

Amancio Ortega, fundador de Inditex

Hasta hace cuatro años, las inversiones de Amancio Ortega tenían una mecánica muy clara. Recibía los dividendos de Inditex a través de su sociedad patrimonial, Pontegadea, y desde allí los canalizaba al sector inmobiliario, fundamentalmente a oficinas en ubicaciones premium y con inquilinos de elevada solvencia. Desde 2018, cuando decide entrar en Telxius, filial de infraestructuras de Telefónica, el fundador de Inditex inicia un proceso de diversificación que ha añadido al grupo participaciones en un puñado de empresas, todas vinculadas al sector energético.

Ortega ha entrado en Enagás, Redeia (Red Eléctrica), la portuguesa REN y dos proyectos renovables de Repsol. El valor de estas participaciones asciende a 1.268 millones si se toman como referencia la capitalización actual de las sociedades cotizadas y la inversión que acaba de realizar el empresario para entrar en el parque eólico Delta de Aragón y en la planta solar Kappa en Ciudad Real, ambos proyectos impulsados por la compañía que dirige Josu Jon Imaz.

Aunque el cambio en el portafolio de Pontegadea es evidente, la diversificación de inversiones es todavía modesta. Los 1.268 millones del sector energético suponen 12 veces menos que el patrimonio inmobiliario de Amancio Ortega y el 2,2% de su fortuna, que Forbes estima actualmente en los 59.200 millones de dólares.

El empresario ha recuperado posiciones y ha vuelto al top 20 de los más ricos del mundo favorecido por el hundimiento de Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, cuyo patrimonio cayó hasta los 57.400 millones. La fortuna de Ortega procede principalmente de Inditex, pues su 59,24% de la multinacional tiene una valoración de más de 43.000 millones de euros. A esto hay que sumar, según los datos que hizo públicos Pontegadea, un patrimonio inmobiliario de 15.264 millones.

Red Eléctrica es la inversión más importante

Frente a estas cifras, la inversión más relevante del dueño de Zara en el sector energético es el 5% que tiene en Red Eléctrica (Redeia), ya que alcanza una valoración actualmente de 520 millones. Los títulos de Enagás, también representativos del 5% del capital, tienen un valor en bolsa de 252 millones. Redes Energéticas Nacionais (REN), el operador de la red eléctrica en Portugal, capitaliza menos que su homólogo español, pero la apuesta de Ortega fue más elevada, pues se hizo con el 12% de los títulos. Ese paquete de acciones está valorado en 221 millones.

El resto de movimientos en el ámbito energético no se produjeron en grupos cotizados, por lo que debemos atender a la inversión realizada por Pontegadea para estimar su valoración. En el parque eólico Delta, un complejo de 335 megavatios ubicado en Zaragoza y propiedad de Repsol, invirtió 245 millones para hacerse con el 49% del proyecto. La alianza con la petrolera supuso la entrada de Ortega en el sector de las renovables el año pasado. Repitió este mismo año al destinar 27 millones a adquirir el 49% del complejo fotovoltaico Kappa, en Ciudad Real. En este caso, Repsol cuenta con 126,7 megavatios repartidos en tres plantas –Perseo Fotón I, Perseo Fotón II y Perseo Fotón III–.

El último movimiento de Ortega fue la compra de un 5% de Enagás Renovable por 3,5 millones.

Diversificar la cartera

El goteo de inversiones en el sector energético alcanza ya los 1.268 millones en tres años desde la entrada en Enagás en 2019, aunque continúa siendo una parte pequeña de su patrimonio, un 2,2% de los 59.000 millones en los que valora Forbes su fortuna. También continúa lejos de los 15.000 millones que Pontegadea atesora en inversiones inmobiliarias, área en la que el empresario ha entrado en el sector residencial con la compra de un rascacielos de viviendas en Nueva York, la primera apuesta relevante de este tipo que realiza.

Fuentes empresariales indican que hay una clara vocación por diversificar la cartera en la family office de Ortega, eligiendo el sector energético y el renovable como punta de lanza. Pero esto se combina con inversiones de oportunidad, lo que hace difícil saber si continuará avanzando en el mercado residencial o en el de las telecomunicaciones, donde está presente con Telxius.