Demanda contra Leche Celta por desviar producción de Galicia a su fábrica de Santander

La CIG acusa a la empresa de vulnerar el derecho a huelga por desviar producción de la fábrica de Pontedeume a otras plantas del grupo, especialmente, a la que tiene en Santander

Huelga en la planta de Leche Celta en Pontedeume / CIG

Huelga en la planta de Leche Celta en Pontedeume / CIG

El conflicto en la planta de Leche Celta en Pontedeume se enquista. La CIG ha presentado una demanda contra le empresa en el juzgado de lo social al entender que ha vulnerado el derecho a huelga de los trabajadores. La plantilla leva semanas movilizada por el atasco en las negociaciones del convenio colectivo. Entienden que la propuesta de la empresa implicaría un incremento salarial inferior al del sector y, además, perjudicaría en la parte variable a los empleados que sufran bajas por enfermedad.

La huelga parcial convocada para solicitar un «un convenio digno», que dura ya ocho días, ha desembocado en la denuncia actual. Según explica el sindicato, se produce por el desvío de producción de Pontedeume a otras fábricas del grupo, especialmente, a la que tiene en Santander.

Endurecimiento de la protesta

Además de la planta coruñesa, Leche Celta tiene instalaciones en Santander y Ávila. La sede central del grupo está en Pontedeume, donde se realiza la planificación de la producción de las fábricas de todo el Estado, según explica Fran Cartelle, de la CIG.

El sindicalista acusa a la empresa de fomentar el esquirolaje con el desvío de producción pues, en la práctica, está substituyendo a los trabajadores en huelga por otros que no están en la protesta. La demanda llega unos días antes de que la plantilla intensifique las protestas con la huelga indefinida convocada para el próximo lunes.

Esta semana, los representantes de los trabajadores acudieron también al Concello de Pontedeume, donde explicaron la situación al alcalde. Bernardo Fernández se comprometió a pedir a la compañía una actitud más «razonable», pues entiende que no es «sensato» introducir «un sistema retributivo más propio de la antigüedad» que de los tiempos actuales.