El Dépor prevé pérdidas millonarias tras gastar más en su plantilla que 15 equipos de Segunda

El club calcula que cerrará la temporada de su regreso a Segunda División B con unas pérdidas de 9 millones de euros y un recorte de ingresos de casi el 65%

Couceiro

Antonio Couceiro, presidente del Deportivo de La Coruña

El Real Club Deportivo de La Coruña pone cifras al impacto económico del descenso a Segunda División B en su cuenta de resultados. El conjunto herculino ha remitido a sus socios el presupuesto de la temporada 2020-21, en la que calcula que cerrará con unas pérdidas de 9 millones de euros como consecuencia, principalmente, del tijeretazo a los ingresos por derechos de televisión y el recorte en sus plusvalías por traspasos de jugadores.

Los ingresos totales del conjunto ahora presidido por Antonio Couceiro descenderán desde los 26,2 millones alcanzados el año pasado hasta los 11,9 millones de euros, un descenso del 54,4% que no ha venido acompañado de una bajada de similar magnitud en el apartado de salarios de su plantilla. Con el objetivo de devolver al club a la división de plata del fútbol español, la dirección deportiva conformó un primer equipo que consumirá 6,6 millones de euros en salarios a lo largo de la temporada. Esta cantidad se eleva hasta los 9,1 millones de euros una vez que se suman también los gastos en jugadores y cuerpo técnico de las categorías inferiores y la sección femenina.

Solo siete equipos de Segunda gastan más en su plantilla

Los 9,1 millones de euros que el Deportivo abona en salarios a su plantilla y cuerpo técnico es superior al límite salarial que tienen asignado 15 de los 22 conjuntos de la Liga Smartbank. Tan solo el Leganés, el Espanyol, el Mallorca, el Tenerife, el Rayo Vallecano, el Almería y la UD Las Palmas gastan más en salarios en la categoría de plata, a la que el Deportivo busca regresar, un objetivo para el cual debe ganar el trascendental partido de este domingo frente al Zamora y esperar que o bien el Unionistas de Salamanca pierda ante el Racing de Ferrol o que el Celta B no logre la victoria en su visita al campo del Coruxo.

El Deportivo cerrará el año de su regreso a Segunda División B con un resultado de explotación que arrojará números rojos por valor de 7,6 millones de euros en un ejercicio marcado por la crisis del Covid-19. Este factor impacta de lleno en sus ingresos por taquilla, que aún con la oleada de renovaciones que se produjo durante el pasado verano, se reducen drásticamente de 4,1 a 1,8 millones de euros y acentúan la huella que el Covid-19 deja en las cuentas del club.

La huella del Covid-19 en sus cuentas

El conjunto herculino se dejó 544.000 euros en la pasada campaña ante el golpe del Covid-19, que supuso el reembolso de casi el 30% del importe del abono al 10% de sus 23.603 socios. El club, que remó hasta quedarse en la orilla y descendió tras haber sido el mejor conjunto de la segunda vuelta, no logró continuar en la senda de los beneficios que había trazado en los años anteriores.

Y es que el club coruñés cerró la temporada 2018-19 (en la que se quedó a un gol del ascenso a Primera División) con un resultado de explotación positivo por valor de 6,4 millones de euros y un beneficio neto de 3,1 millones, que se sumaba, además, a los 2,3 millones de euros ganados en la campaña de su descenso a Segunda División (la 2017-18).

El patrimonio neto del Dépor, por su parte, arroja ahora un saldo negativo por valor de 73,4 millones de euros en las cuentas que aprobará en su junta general de accionistas del 27 de abril. Todo ello a la espera de reflejar la capitalización de 35 millones de euros de deuda y de absorber el impacto de las pérdidas previstas para este año, para las cuales, según revela el club en su memoria anual, Abanca “ha manifestado su intención de cubrir el desfase de tesorería”.