Gap, rival global de Inditex, rompe al fin con Rusia tras dos semanas de guerra

La compañía norteamericana, dueña de Old Navy o Banana Republic, suspende el envío de ropa a Rusia a causa del ataque del Kremlin a Ucrania

Establecimiento de GAP / GAP

Establecimiento de GAP / GAP

El éxodo de las grandes multinacionales del textil continúa en Rusia dos semanas después de que Putin ordenara una “operación especial” en Ucrania y comenzara una guerra que ha provocado dos millones de refugiados, según Acnur, además de los muertos y heridos en los ataques rusos. Una de las últimas en frenar su actividad económica en el país ha sido la norteamericana Gap, uno de los rivales globales de Inditex, con 3.400 puntos de venta repartidos por 40 países y unos ingresos de más de 15.000 millones de euros en su último ejercicio fiscal.

Al igual que Uniqlo, el conocido como Zara japonés, la firma norteamericana ha tardado en decidirse y ha acabado suspendiendo sus operaciones casi una semana después que la multinacional de Amancio Ortega y casi dos después de H&M. En un comunicado remitido a su plantilla, Gap anunció el jueves que “suspendía las entregas de ropa” a Rusia, donde tienen una “pequeña” presencia a través de franquicias.

Según el localizador de tiendas de Gap, suma 23 puntos de venta entre Moscú, San Petersburgo y Ekaterimburgo, a las que se sumarían otros tres de Banana Republic.  Hasta el pasado jueves, cuando envió la nota interna, el grupo norteamericano solo se había pronunciado sobre la invasión de Ucrania para señalar que contribuirá a los problemas de suministro y la inflación que marcan el primer trimestre del ejercicio para muchos minoristas de ropa.

El comunicado interno de Gap, que luego subió a su página web, detalla que también están cerradas sus franquicias de Ucrania y que están trabajando para “garantizar la seguridad de los empleados”. Además, la compañía donó un millón de dólares en ropa a Acnur para las mujeres y niños que están huyendo de la guerra.

Desbandada textil en Rusia

A pesar de la rápida decisión que tomaron otras enseñas norteamericanas como Adidas o Nike, Gap tardó tanto como Uniqlo en interrumpir sus operaciones. La compañía japonesa decidió inicialmente mantener las tiendas operativas y el suministro de prendas. «La ropa es una necesidad básica. La gente de Rusia tiene el mismo derecho a vivir que nosotros», dijo el fundador, Tadashi Yanai. El grupo recibió fuertes críticas, incluso llamadas al boicot, y acabó rectificando.

Inditex decidió cerrar sus establecimientos hace una semana en el que es su mayor mercado extranjero por número de tiendas, 502. JP Morgan estimó que esa medida tendrá un impacto de 3.000 millones en ingresos para el grupo gallego. Como le sucedió a Uniqlo, estaba recibiendo críticas por redes sociales antes de decidir suspender su actividad. Tendam, Mango, Burberry, Puma, Levi Strauss, Pronovias, Bohoo, Asos y las firmas de lujo Gucci, Chanel, Kering, Hermés, Prada y LVMH también han roto con Rusia tras la invasión de Ucrania.