Iberconsa, sobreendeudada por sus nuevos dueños para pagar la compra

La gran rival de Pescanova y Profand afronta este año vencimientos de 54 millones, de una deuda de más 200 millones, operación promovida por el fondo Platinum tras la adquisición

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una visita a nuevas instalaciones de Iberconsa en Vigo. Foto: EFE

VIGO, 14/05/2021.- El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (c), en su visita este viernes a las nuevas instalaciones de la empresa Iberconsa Seafood Processing en el Puerto de Vigo. EFE/Salvador Sas

Iberconsa, el tercero en discordia dentro del sector pesquero gallego, con epicentro en el sur como Pescanova y Profand, afronta este año vencimientos de deuda de nada menos que 54 millones de euros, que descenderán sensiblemente en los próximos dos años. ¿El motivo? Su elevado apalancamiento, firmado por los nuevos propietarios, el fondo Platinum, que permitió financiar la compra.  

El 31 de mayo de 2019 Iberconsa fue adquirida por el fondo de inversión norteamericano Platinum Equity, que lo hizo a través de una sociedad domiciliada en España, pero a partir de entonces la compañía gallega forma parte del Grupo PE Bering Holding, cuya sociedad dominante, PE Bering Holding, está domiciliada en Luxemburgo.  

Iberconsa, que no presenta resultados consolidados en España precisamente por dependen de una sociedad radicada en Luxemburgo, tiene actualmente una deuda de 202 millones de euros. A largo plazo son unos 143 millones, frente a un pasivo a corto de 58 millones.  

Operación para endeudar Iberconsa 

Dentro del pasivo no corriente se clasifica fundamentalmente la deuda pendiente correspondiente un préstamo sindicado con tres entidades financieras (Bank of America Merrill Lynch, Morgan Stanley y Banco Santander), con vencimiento en 2024, así como el préstamo por la adquisición del Grupo Giorno, con vencimiento en el ejercicio 2023. Ese préstamo sindicado es la clave de la operación, ya que el nuevo propietario, en última instancia, hace pagar a la empresa adquirida la compra.  

Lo explica claro Iberconsa en su memoria. Con posterioridad a la transacción que realiza el fondo de inversión Platinum Equity se procedió a refinanciar la deuda que tenía el Grupo Ibérica de Congelados y sus filiales y se concedió a la sociedad un préstamo sindicado con tres entidades financieras: Bank of America Merrill Lynch, Morgan Stanley y Banco Santander, actuando esta última como banco agente. Este préstamo tiene fecha de vencimiento 2024. Los intereses asociados a esta financiación están contabilizados como gastos financieros por deudas con terceros de la cuenta de resultados. Ascendieron a 16,1 millones al cierre de 2020, y aumentaron sustancialmente con respecto al 2019. Lo hicieron en 4,8 millones ya que los intereses del préstamo empezaron a devengar desde la fecha de la transacción, 31 de mayo 2019. 

El circulante y las obligaciones 

Con la compra de Iberconsa, Platinum completó el ciclo de inversiones que había iniciado con la adquisición de Pesquera Santa Cruz en Argentina en 2018, seguida por la adquisición del grupo Giomo, también en Argentina, en enero de 2019. 

Dentro del marco de financiación firmado para la compra, en 2019 Iberconsa procedió a abrir con estas mismas tres entidades una línea de financiación de circulante con un límite de 75 millones euros, de los cuales a cierre del 2020 ha dispuesto unos 45 millones. Asociadas a la concesión de esta financiación, Iberconsa está sujeta a una serie de obligaciones de carácter financiero, sobre las cuales no ha incurrido en ningún incumplimiento, dicen sus nuevos propietarios.