La denuncia que ‘destripa’ el entramado de empresas del dueño de Alu Ibérica

Un empleado del bufete Ackermann & Schwartz despedido durante su periodo de prueba dio voz de alerta en los tribunales sobre el entramado societario del Grupo Industrial Riesgo un mes antes de que comprase Alu Ibérica

Trabajadores de Alu Ibérica en A Coruña exigen la intervención de la planta ante una situación "muy crítica". Foto: Europa Press

Trabajadores de Alu Ibérica en A Coruña exigen la intervención de la planta ante una situación «muy crítica». Foto: Europa Press

Easy Food Premium, Gestión y Administración de Franquicias, Lavandaeco, Logiplus Worldwide, Manuel Riesgo, Riesgo Farma, Trincajes de Cargas… Son algunas de las múltiples empresas sin aparente actividad ante el Registro Mercantil, pero que ahora se encuentran bajo el foco de la Audiencia Nacional por el presunto vaciado de Alu Ibérica.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) ha arrojado luz a través de dos oficios sobre sueldos galácticos y facturas infladas en torno a buena parte de estas sociedades interpuestas. El objetivo perseguido, según los investigadores, sería, presuntamente, llevar a cabo la «despatrimonialización» de las plantas de Alu Ibérica en A Coruña y Avilés a través de estas empresas que están controladas, en su mayoría, por «testaferros», según acredita un auto de la Audiencia Nacional.

Sobre esta ristra de empresas que gira en torno al Grupo Industrial Riesgo ya dio voz de alerta un antiguo trabajador en marzo de 2020. Fue entonces cuando un empleado inicialmente contratado para el bufete Ackermann & Schwartz Attorneys At Law acudió ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación y ante Inspección de Trabajo y Seguridad Social para presentar una denuncia contra su despido durante el periodo de prueba.

¿Empresas de un mismo grupo?

El trabajador fue despedido durante el periodo de prueba de un mes y dirigió su denuncia por presunto despido improcedente (cuestión que fue estimada parcialmente por el Juzgado de lo Social número 23 de Madrid) ante Ackermann & Schwartz, pero también sobre Easy Food Premium, Lavandaeco, Logiplus Worldwide o Riesgo Farma.

El denunciante entendía que todas ellas formaban parte de un mismo grupo (Riesgo), que tan solo un mes después irrumpiría con la compra de las plantas de Alu Ibérica en Avilés y A Coruña. La firma se presentó como un «grupo empresarial de origen español que desde 2008 ayuda a las compañías a desarrollar su reconversión industrial, especialmente en los sectores de la industria de exportación e importación, transporte y logística», sin revelar qué empresas había transformado para convertirlas en «líderes de sus mercados», como reza en su propia página web.

«Negocios ficticios»

Ahora, un año y medio después, la UDEF apunta en un oficio la existencia de “negocios ficticios pensados para extraer capitales de las cuentas corrientes de las plantas de producción de aluminio, que además en algunos casos presentan significativos lazos con conductas relacionadas con el blanqueo de los ilícitos que les reportó dicha actividad”.

En este sentido, departamento de la Policía Nacional certifica que en Alu Ibérica ha tenido lugar una “ficción íntegra de negocios jurídicos inexistentes en el fondo, simulando la prestación de servicios con el ánimo de disimular la actividad defraudatoria” con un objetivo «despatrimonializador […] cuyos únicos beneficiados son los propios investigados«.

Entre estas presuntas actividades defraudatorias se situarían, según la UDEF, los 7,9 millones de euros que ingresó Logiplus procedentes de las casi 300 facturas que recibió de Alu Ibérica , así como los más de 1,1 millones que se embolsó Ackermann & Schwartz o los más de 30.000 euros que fueron a parar a Droguería Lobos.