La primera huelga en las carpinterías en 40 años golpea a grandes proveedores de Inditex

La CIG cifra en un 95% el seguimiento del paro en Cándido Hermida o Noa Madera, del grupo Malasa; y habla de parálisis en las plantas de Ramón García o Grupo Cerqueiro

Concentración en demanda de mejoras en el convenio de la carpintería de A Coruña / CIG

Concentración en demanda de mejoras en el convenio de la carpintería de A Coruña / CIG

Los sindicatos califican de “éxito” la primera jornada de huelga en el sector de la carpintería de A Coruña en 40 años, según asegura CCOO. Esta central, junto a CIG y UGT convocaron cuatro días de paro ante el atasco en el convenio de la carpintería y ebanistería de la provincia, que venció en 2019. La línea roja que han trazado los sindicatos es la de preservar el poder adquisitivo de los trabajadores ante la escalada del IPC, pero por el momento no han llegado a un acuerdo con la patronal.

Por este motivo se produjo este miércoles la primera jornada de huelga. Están convocadas otras tres para los días 13, 27 y 28 de julio, a la que están llamados unos 5.000 trabajadores. “La huelga registra un amplísimo seguimiento en las grandes empresas del sector”, aseguró la CIG este miércoles, haciendo un llamamiento a secundar las protestas en defensa “de un convenio digno”.

“Estamos reclamando que si sube el IPC también lo hagan los salarios en la misma medida para poder afrontar el coste de la vida, pero las patronales están demostrando que son avariciosas, pues ofrecen una miseria de subida y del resto no quieren ni entra a hablar”, señalan en el sindicato, donde aluden a la negativa a crear un plus de turnos como existe en otros convenios sectoriales; o en regular al personal desplazado, ya que muchas empresas se dedican a montar tiendas de Inditex por todo el mundo.

Cándido Hermida, Malasa o Cerqueiro

Precisamente, la huelga ha impactado a grandes proveedores de la multinacional de Amancio Ortega. Según la CIG, el seguimiento del paro superó el 95% en Cándido Hermida y en Noa Madera en Fene, empresa del grupo Malasa. Las plantas de otros proveedores del gigante textil, como las de Ramón García en Ordes y Mesía o la de Grupo Cerqueiro en Carral y Culleredo estuvieron “totalmente paralizadas”, según el sindicato. Sucedió lo mismo en Cocinas Santos en Boqueixón y Cacheiras.

CCOO recalcó que los trabajadores “han asumido que es necesario movilizarse por el coste de la vida y la no revalorización de los salarios”, motivo por el que la respuesta en el sector de la carpintería ha sido “masiva”. “No se entiende la actitud de las empresas cuando están en máximos de carga de trabajo”, dicen en el sindicato.