Los bajistas atacan a Enagás entre las dudas por el dividendo a Amancio Ortega

Los fondos AllianceBernstein y Citadel Advisors apuestan a la baja contra Enagás mientras sus acciones tocan mínimos del año 2013

Amancio Ortega

Amancio Ortega, fundador de Inditex y principal accionista de Enagás junto a la SEPI

Ofensiva de los fondos contra Enagás con sus acciones en mínimos no vistos desde el año 2013. AllianceBernstein Limited y Citadel Advisors y han desembarcado en el accionariado de la compañía participada por Amancio Ortega al apostar el 0,69% y el 0,59% del capital de la compañía a la baja.

Así se desprende de los últimos datos inscritos en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que recogen todas aquellas posiciones cortas que representen una participación superior al 0,5% en la compañía. Tanto AllianceBernstein como Citadel Advisors afloraron en el arranque de año esta posición por la cual toman prestadas acciones para, posteriormente venderlas (en previsión de caídas) y recomprarlas a un precio más barato. La primera lo hizo a finales de enero, mientras que la segunda consumó su desembarco en pasado martes, justo en plena resaca de los resultados de Enagás.

En ellos la compañía notificaba un aumento de beneficios del 5,1% (hasta los 400 millones de euros) pese a ver cómo sus ingresos se reducían un 5,8% por la caída de la demanda de gas natural y, al mismo tiempo, reiteraba la hoja de ruta en materia de dividendos que deja a Amancio Ortega y a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) como grandes beneficiados.

A vueltas con su dividendo

Precisamente este punto ha despertado críticas entre los analistas en los últimos meses. Y es que Enagás también anunció que llevaría a la junta general de accionistas la aprobación de un dividendo de 1,68 euros por acción, lo que supone un incremento del 5% respecto al año anterior. La decisión se enmarca dentro de la hoja de ruta de la compañía, que preveía elevarlo un 5% este año para, posteriormente, elevarlo a un ritmo del 1% anual y establecerlo en los 1,74 euros en el periodo 2023-26.

Amancio Ortega y la SEPI, propietarios del 5% de Enagás, se embolsarían un total de 135 millones de euros cada uno en el caso de cumplirse este calendario de pagos que despertó las críticas de Fitch. La agencia de rating rebajó a perspectiva negativa su calificación crediticia (se mantiene en BBB+) ante una política de dividendos que consideraban «onerosa y totalmente comprometida», como ya había concluido Citigroup cuando el pasado mes de julio definió esta estrategia como “insostenible”. No en vano, la compañía dedicará el 98,8% de sus beneficios del ejercicio 2020 solo al reparto de unos dividendos que ofrecen la mayor rentabilidad de todo el Ibex 35 (un 9,8%).

Recorte de más de 50 millones para Amancio Ortega

Tras dejarse un 1,2% en la sesión del martes, las acciones de Enagás aumentan su caída en lo que va de año hasta el 3,2%. De hecho, es uno de los 12 valores del Ibex 35 que se encuentra en números rojos en este arranque de 2021 en el que vuelve a recortar ligeramente el valor de la participación de Amancio Ortega.

El fundador de Inditex se hizo con una participación del 5% en diciembre de 2019 tras desembolsar 280 millones de euros. Este paquete accionarial contaría ahora mismo con un valor de mercado 53 millones de euros, toda vez que la capitalización bursátil de Enagás se ha reducido hasta los 4.556 millones de euros, lo que implicaría valorar el 5% de su capital en 228 millones de euros.