Los dueños de Caamaño quieren superar la ‘Zaradependencia’ con un impulso en construcción civil

Kimak transforma una de sus filiales de construcción: mantendrá el foco en el retail, pero impulsará la entrada en obra civil, edificación y energías renovables

Grupo Caamaño

Vista exterior de la sede del Grupo Caamaño en Culleredo (A Coruña)

Kimak, la compañía dueña del antiguo grupo Caamaño, histórico proveedor de Inditex, busca nuevos horizontes. La firma, participada mayoritariamente por la vasca Kider, pero con presencia en su accionariado de los históricos fundadores de la firma coruñesa, pretende dar un impulso a su área de construcción civil.

Lo hará a través de su filial Syca, participada al 100% por Kimak, que pasa a denominarse Citanias. “La empresa mantendrá el foco puesto en el retail sin renunciar a otras áreas de desarrollo de negocio, como la obra civil, la edificación o las energías renovables”, explica en un comunicado. Una maniobra que tiene sentido teniendo en cuenta la apuesta de grandes textiles de menos tiendas, pero más digitalizadas.

Meterse entre las cinco grandes de la construcción

La apuesta de renovación en la filial de construcción incluye la entrada de un nuevo director general, Javier Sal Pérez, que se incorporó al grupo hace tres meses. Su objetivo es ambicioso: “Consolidar nuestro liderazgo en el ámbito de la construcción de retail en España y posicionarnos entre las cinco principales empresas de construcción general de Galicia”.

“Para ello, la compañía está invirtiendo en reforzar su organización con la incorporación de perfiles técnicos y con experiencia contrastada en el sector”, apunta. “Se trata de configurar un equipo muy profesional y preparado que nos permita ser más competitivos en obra privada como en la pública”, dice Sal.

Kimak apunta que el nuevo enfoque ya ha dado sus frutos en las instituciones públicas, al conseguir una adjudicación de la Autoridad Portuaria de A Coruña y quedar entre los primeros clasificados en una obra civil en el concello herculino.