Los ganaderos amenazan con huelga de entregas en plena guerra con Lactalis y Capsa

El colectivo lucense Agromuralla plantea dejar de entregar leche a la industria para denunciar que los pagos que perciben las granjas no cubren los costes de producción

Protesta de ganaderos ante la planta de Lactalis en Vilalba

Protesta de ganaderos ante la planta de Lactalis en Vilalba

La guerra en el sector lácteo continúa su escalada. Tras las protestas, las llamadas al boicot a la industria y la retirada de productos de Lactalis y Capsa de los supermercados, el colectivo ganadero Agromuralla plantea ahora una huelga de entregas de leche.

El presidente de la asociación, José Luis Pérez, asegura que esta medida está sobre la mesa dado que tanto empresas lácteas como las distintas administraciones «siguen mirando para otro lado» ante los bajos precios y la subida de los costes de producción.

«Hay que seguir haciendo presión a nivel nacional, a nivel local igual no se puede hacer mucho más, aunque esa manifestación en Lugo fue bastante respaldada», dice en referencia a la tractorada organizada junto a la muralla lucense.

Unión de sectores y comunidades

Incluso va más allá en lo que podrían ser las nuevas protestas, al haberse puesto en contacto con ganaderos de otras «comunidades autónomas» y con otros sectores como el transporte de mercancías, que ha planteado paros durante tres días antes de navidades.

Es por ello que ha deslizado la idea de «hacer una huelga de entregas y así sí que vamos a llegar a todo el mundo, sobre todo en las ciudades, y que empiece a verse que no hay suministro de alimentos». «La gente así seguro que va a tomar conciencia y así se va a manifestar todo el mundo», ha advertido.

En su caso –el de los ganaderos–, no se suministraría leche a las «industrias», para lo que van a tratar de contar con «el apoyo del transporte». «La unión de varios sectores sería muy importante», ha dejado caer.

La ofensiva de Agromuralla llega en plena batalla entre Lactalis, Capsa y Unións Agrarias, que acusa a las dos mayores industrias que operan en Galicia de no repercutir en las granjas la subida de precios que aplicó la distribución.