Opa de MásMóvil sobre Euskaltel y R: el regreso de Arturo Dopico y su equipo

Arturo Dopico, CEO de R durante 18 años, y un equipo de antiguos directivos de su confianza, dirigen el negocio portugués de MásMóvil, la compañía que ha lanzado una opa sobre Euskaltel

Si la opa de MásMóvil se lleva a cabo, Arturo Dopico, histórico CEO de R hasta el desembarco de Euskaltel, volvería a estar en el mismo grupo que la cablera gallega

Si la opa de MásMóvil se lleva a cabo, Arturo Dopico, histórico CEO de R hasta el desembarco de Euskaltel, volvería a estar en el mismo grupo que la cablera gallega

Es la historia de una vuelta de tuerca. Pasados seis años desde su salida de la compañía gallega de cable R, Arturo Dopico, CEO de la firma durante casi dos décadas, podría volver a estar, como poco, dentro del mismo grupo empresarial. El directivo coruñés fichó en 2019 por MásMóvil, teleco que acaba de presentar una opa sobre Euskaltel, la compañía de origen vasco que controla la histórica firma coruñesa.

La noticia se conoció a última hora del pasado domingo, cuando MásMóvil, el cuarto operador del mercado de las telecomunicaciones en España, anunció que lanzaba una opa amistosa sobre Euskaltel con el beneplácito de sus tres principales accionistas: el fondo británico Zegona, Kutxabank y corporación Alba. La compañía valora al grupo en unos 2.000 millones de euros.

Compromiso para mantener la marca y sede

De salir adelante la opa, de 11,17 euros por acción, MásMóvil asegura que se compromete, por un mínimo de cinco años, a preservar el empleo, la marca y la sede de R en Galicia. En el comunicado en el que adelantó su oferta, el grupo valoró que las marcas “Euskaltel en el País Vasco, R en Galicia y Telecable en Asturias llevan más de 25 años en el mercado y son uno de los operadores de referencia en servicios convergentes de telecomunicaciones en sus respectivos territorios”.

Si bien ya hacía tiempo que el mercado especulaba con el hecho de que Euskaltel fuese absorbida por otro gran operador del sector, lo cierto es que en las filas de MásMóvil existen directivos que conocen de sobra el mercado y el potencial de R.

R, una historia de cambios

La historia reciente de R está plagada de cambios accionariales. En 2008, Caixanova, la antigua caja del sur de Galicia, se hizo con el 66,24% de la cablera al adquirir el 35% del capital en manos de Fenosa. No obstante, solo dos años después, en 2010, la compañía dejaría de tener accionariado mayoritariamente gallego. El fondo CVC adquirió primero un 35% del capital, paquete que amplió posteriormente hasta el 70%.

Dopico, quien aterrizó en R en 1998, se mantuvo al frente de la operadora hasta la venta a Euskaltel, en 2015. Entonces, la compañía de origen vasco valoró a R en 1.115 millones de euros. El directivo, contrario a la operación, dijo adiós en febrero de 2016.

Desembarco portugués

Casi cuatro años después, en noviembre de 2019, MásMovil anunció el fichaje de Dopico para liderar su negocio portugués, el aquel momento denominado Nowo/Oni, operador de telecomunicaciones participado por la compañía de Meinrad Spenger y Gaea Inversiones.

Opa de MásMóvil sobre Euskaltel y R: el regreso de Arturo Dopico y su equipo
El CEO de MásMóvil, Meinrad Spenger

Dopico no inició en solitario su aventura portuguesa. Con él fueron dos históricos directivos de R que lo acompañaron en la expansión de la compañía: Pablo Iglesias y Paco Rodeiro, que asumieron los cargos de director financiero y de director de planificación estratégica, respectivamente.

MásMóvil destacó el fichaje realizado, precisamente por el valor generado en R. “Estos tres directivos estuvieron en R desde su nacimiento y fueron capaces de generar más de 1.000 millones de valor y convertirlo en el operador integrado con los clientes más satisfechos de España”, subrayó.

Equipo reforzado

No fueron, no obstante, los únicos ex de R que apostaron por el negocio luso de MásMóvil. Dopico también habría reclutado a Bernardo Manteiga, que entró en Nowo en diciembre de 2019 y que, hasta ese momento, era director de análisis TI de negocio para R, ya integrada en Euskaltel.

Similar situación es la de Jorge Fernández Pérez, que entró en la firma lusa en enero de 2020 tras dos décadas en R, siendo su último cargo director de negocio del segmento empresas.

A tenor de los últimos movimientos, Dopico, con un equipo de confianza, ha consolidado su puesto en Portugal: a finales del año pasado el operador amarillo se hizo con el 100% de Nowo tras una reorganización accionarial que conllevó también que la española Gigas se hiciese con Oni, centrada en el nicho de empresas. La hoja de ruta de MásMóvil en Portugal pasa por consolidar su expansión en el segmento residencial y lanzarse a por el 5G.

Sede de R
Imagen de la sede de la operadora gallega R en A Coruña

R, una parte importante de Euskaltel

Si MásMóvil acaba haciéndose con Euskaltel, tanto Dopico como su equipo de confianza podrían aportar mucha información sobre R, que llega a la opa como una de las patas más rentables del grupo que tiene al fondo Zegona como primer accionista.

De hecho, la operadora gallega aportó 100 millones de euros en dividendos al grupo vasco en poco más de un lustro a cuenta de sus beneficios.

¿Una opa rápida?

A pesar de que quedan todavía incógnitas por resolver, las comunicaciones realizadas por los diversos actores implicados en el futuro de Euskaltel a la CNMV revelan que las cosas van rápido. La teleco explica que el pasado 15 de marzo recibió una carta de oferta no vinculante por parte de MásMóvil, que solicitaba la realización de una due diligence. Dicho y hecho, el 18 de marzo, el consejo de la operadora acordó la apertura del proceso de auditoría, estableciendo un periodo máximo de 10 días naturales para llevarlo a cabo.

Además, el máximo órgano de administración del grupo también aprobó los nombramientos de Citigroup Global Markets Europe AG, como asesor financiero, y de Uría Menéndez, como asesor legal. También prevé la constitución de un comité para el seguimiento de la opa integrado por consejeros que no se encuentren en situación de conflicto de interés.

Seis meses de margen

Si bien Zegona, Kutxabank y Corporación Alba (suman el 52% de las acciones) ya han dado su visto bueno a la opa, quedan por manifestarse varios accionistas, entre ellos Abanca, que mantiene una participación del 4,48%, valorado según la oferta de MásMovil en más de 85 millones.

Para que la opa salga adelante, al menos el 75% de los accionistas deben aceptarla. Este lunes, Spenger manifestaba que tiene “una gran certeza” de que la operación saldrá adelante y se cerrará en un plazo de seis meses.