Paro y luto en los astilleros de Vigo por la muerte de un trabajador

Los trabajadores del sector naval vigués están llamados a una jornada de movilizaciones este viernes frente a la sede de la Xunta de Galicia para reclamar más medidas de prevención de riesgos laborales y un mayor control de Inspección de Trabajo

Hijos de J. Barreras

Imagen de las protestas de trabajadores de Hijos de J. Barreras tras su venta a Armón / Europa Press

Luto en los astilleros de Vigo por el fallecimiento de un trabajador de 42 años de la industria auxiliar que perdió la vida este jueves en el astillero Cardama tras quedar atrapado bajo un bloque de acero de grandes dimensiones. Los sindicatos han convocado una jornada de paro y una manifestación para este viernes para reclamar mayores medidas de seguridad y que se retomen las mesas del sector naval.

Según denuncian los sindicatos, la mesa de prevención y salud laboral lleva más de 12 años sin convocarse. «Es necesario volver a activar estas mesas en las que participaban todos los actores del sector, incluida la Inspección de Trabajo, para que se garantice el trabajo seguro y se recupere el respeto por los trabajadores de las auxiliares», apuntan.

Según reclaman los sindicatos CCOO, CIG y UGT, los empleados de las auxiliares «están sufriendo todo tipo de presiones y malos tratos por parte de sus empresas como de las principales». Es por ello que reclaman un «mayor control por parte de la Inspección de Trabajo de las auxiliares piratas que han rebrotado en el sector».

A su juicio, «es urgente frenar el modelo de presión, precarización y bajo coste que algunos intentaron implantar en la ría [de Vigo] con el beneplácito de la Xunta y que llevó al sector a un modelo de negocio ruinoso, sin futuro y donde se pierde la vida trabajando».

El personal tanto de los astilleros como de la industria auxiliar están llamados para una concentración de este viernes. Está previsto que la salida de los astilleros se produzca a las 9.30 tras recibir una charla en la que se informará de lo sucedido para, posteriormente, acabar frente a la sede de la delegación de la Xunta de Galicia en la Praza da Estrela.