Primark también sucumbe al Covid-19 y recorta su beneficio en España a la mitad

La cadena de moda low cost cierra su ejercicio fiscal 2020 con unas ganancias de 48,1 millones de euros en España, pero se prepara para crecer con siete nuevas aperturas

Primark

Imagen de archivo de un establecimiento de Primark

La crisis del coronavirus impacta de lleno en la cuenta de resultados de Primark. La cadena de moda low cost ha visto cómo su beneficio neto en España se ha desplomado un 59,3% en un ejercicio fiscal 2020 marcado por el golpe del Covid-19.

Según EFE, sus ganancias en España se han desplomado hasta los 48,1 millones de euros entre septiembre de 2019 y agosto 2020, alejándose así récord de 118 millones de beneficio obtenido por la compañía en el ejercicio de 2019.

Los cierres temporales de tiendas, primero, y las restricciones, después, han provocado que su facturación haya descendido un 24%, hasta situarse en los 1.157 millones de euros (366 millones menos que el año anterior), mientras que sus gastos de personal descendieron en 27 millones por el impacto de los expedientes de regulación de empleo (ERTE).

Vigo protagoniza una de sus siete aperturas en España

El golpe del coronavirus se come, de esta manera, casi la mitad de los beneficios de la que en 2019 fue la tercera mayor firma del sector textil en España. En concreto, Primark solo fue superada en ventas en España por Zara y Mango y espera seguir creciendo en el país de la mano de las siete aperturas que tiene programadas para este año y 2022. Estas se ubicarán en Cádiz, Girona, San Sebastián, Madrid, Bilbao, Vigo y Marbella y elevarán su red de tiendas hasta las 57 tras crear 650 nuevos empleos.

En paralelo, la compañía ya ha anunciado que venderá sus productos en tienda y no incurrirá en gastos asociados a la venta por internet o a la red de entregas con el objetivo de conservar su modelo low cost.

Ahora en portada

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y su homólogo en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, acusan al Ministerio de Sanidad de improvisar las medidas de Semana Santa. EFE/ Salvador Sas

La inesperada guerra por el fin de las mascarillas