Toda la presión sobre el Gobierno en la venta de Alcoa

Los sindicatos convocan una nueva protesta para este domingo mientras la Xunta exige al Gobierno que "asuma su compromiso" y medie en la venta de la fábrica de aluminio de Alcoa en San Cibrao

La ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante una visita a la planta de Mercedes Benz. Foto: Efe/Jon Rodriguez Bilbao

La ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante una visita a la planta de Mercedes Benz. Foto: Efe/Jon Rodriguez Bilbao

Los sindicatos y la Xunta de Galicia intensifican su presión contra el Gobierno para que desbloquee la venta de la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao.

El comité de empresa ha anunciado una nueva gran caminata este domingo, que saldrá desde el edificio de la Xunta hasta la Subdelegación del Gobierno y que llevará por lema A Mariña sálvase loitando. Durante estas protestas, los trabajadores reclamarán tanto a la compañía como a las administraciones que alcancen un acuerdo para la venta de la factoría que garantice su viabilidad en el futuro.

La Xunta pide al Gobierno que «asuma su compromiso»

Una semana después de que el Gobierno borrase a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) de la compra de Alcoa para su posterior venta a uno de los seis grupos interesados, la Xunta de Galicia ha vuelto a reclamar al Ejecutivo de Pedro Sánchez «que asuma su compromiso y cumpla su palabra» para resolver la crisis de Alcoa-San Cibrao.

El vicepresidente y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, ha recordado en Vigo que el «compromiso» del Gobierno de España con respecto a la planta de San Cibrao «es claramente encontrar una solución, participar de forma activa en el proceso de venta».

«No entendemos esta urgencia improvisada, lo que necesitamos es una solución, porque un Gobierno serio y responsable tiene que cumplir su palabra y sus compromisos, y liderar un proceso que, lamentablemente, no está dando la solución que todos estamos buscando», ha sentenciado Conde en referencia a las palabras de la ministra de Industria, Reyes Maroto, que este lunes urgió a la multinacional estadounidense a que transfiera la fábrica a un tercero.