Vuelve José Ramón García: fin (con retraso) a su inhabilitación judicial

El expropietario de Blusens, que fue condenado a año y medio de inhabilitación por un fraude del IVA, recupera a todos los efectos el cargo de administrador y apoderado en una veintena de sus sociedades

Vuelve José Ramón García: fin (con retraso) a su inhabilitación judicial

José Ramón García, José Ramón García / Xunta

“Me encantan los retos y emprender, buscar nuevos caminos. Esto me ha llevado a poseer la sociedad de inversión Visualiza Business, propietaria de las veinte empresas que con esfuerzo y dedicación he creado y, día a día, cuido y hago crecer”. Así se define José Ramón García en su cuenta de Linkedin. El expresidente de Blusens lo podrá hacer ahora con todas las bendiciones judiciales y administrativas, aunque con cierto retraso. 

Y es que al menos una quincena de sociedades que controla o en las que participa el empresario compostelano han elevado a pública la cancelación de la inhabilitación especial que tenía para el ejercicio del cargo de administrador o apoderado en sociedades. Así figura en las anotaciones del Registro Mercantil. 

Más de un año de retraso 

Lo más llamativo es que en todas y cada una de las anotaciones en las que queda cancelada su inhabilitación se hace constar que finalizó y quedó sin efecto el 26 de febrero de 2020. Así sucede en una quincena de firmas, algunas en liquidación, como el caso de Blusens Technology, o históricas como Blusens Corporation y en otras como Visualiza Business, que es el holding que actualmente aglutina gran parte de sus intereses.  

Sucede en sociedades que controla, en las que participa o de las que es simplemente socio, como el caso del Obradoiro Club de Amigos del Baloncesto o el Club Financiero de Santiago. También en algunas menos conocidas, como HRC Investment 2017, Kokobulling SL, Mister Nutrition SL, Trend Luxury e incluso en Moonoff, que es una de las compañías de mayores dimensiones controladas por Visualiza, su holding.  

Fraude del IVA 

En mayo de 2018, la Audiencia Provincial de A Coruña ordenó la inhabilitación del fundador de Blusens para ejercer cargos de administrador o apoderado en empresas durante 540 días, es decir, año y medio. Pesaba una condena contra el empresario por defraudar más de 800.000 euros en la declaración del IVA de Blusens Technology, la filial de compras de Blusens.  

Lo cierto es que la inhabilitación judicial nunca pareció alterar el día a día de José Ramón García al frente de sus empresas. El empresario se cuidó entonces de dejar sus cargos de administrador o apoderado, como indicaba la sentencia. Y mientras iniciaba otros proyectos, siempre aludió en referencia a su situación judicial a que «soy el propietario de mis empresas, con socios en cada proyecto». 

Avatar