Brexit: el Gobierno bendice el acuerdo que alarma a la pesca gallega

Planas dice que el acuerdo dota de estabilidad y seguridad jurídica al sector pesquero mientras la Xunta prevé consecuencias “devastadoras”

El acuerdo del brexit que ha disparado todas las alarmas en la flota gallega es, para el Gobierno, “bueno”. El ministro de Agricultura, Luis Planas, ha asegurado que dota de estabilidad y seguridad jurídica al sector pesquero permitiendo que continúe con su actividad en condiciones similares a las actuales.

Frente a las voces del sector que ven un duro golpe a la flota, Planas defiende que las reducciones de capturas planteadas tendrán efectos limitados para la pesca española, que seguirá contando con cuotas que se ajustan a sus necesidades.

El ministro ha destacado que han quedado fuera del acuerdo pesquero especies de gran interés para España como los stocks del sur de caballa, jurel y bacaladilla. Y se han logrado beneficios a favor de la flota española en merluza norte, la principal especie para los buques que faenan en la zona.

Mediante el acuerdo, Reino Unido recupera la soberanía sobre sus aguas y el control de sus recursos pesqueros, si bien se ha conseguido establecer un periodo transitorio de 5 años y medio –hasta el 30 de junio de 2026– para que el sector pueda adaptarse de forma gradual y equilibrada a la nueva situación, sin que se interrumpa su actividad.

La Xunta ve un «duro golpe» a la flota gallega

Esta visión contrasta con la de la Xunta, que ha censurado la posición del Gobierno por ser «demasiado triunfalista, poco realista y muy cortoplacista». La conselleira do Mar, Rosa Quintana, ve en el acuerdo del brexit un “duro golpe” con «consecuencias devastadoras» para la flota gallega al reducir sus posibilidades de pesca hasta el año 2026, fecha en la que las partes están convocadas a renegociar el pacto suscrito el pasado jueves.

La conselleira señala que la interpretación del Gobierno del Estado «es semejante a la que podría darse tras la conclusión de un Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea centrado en los totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas» pues ese resultado podrían enmendarse «al año siguiente». Sin embargo, la Xunta pone el foco en que este acuerdo tiene una vigencia de cinco años y medio «y todo aquello que se pierde ahora no se podrá recuperar en el futuro, por lo que sus consecuencias son más devastadoras».

Por ello, Quintana ha instado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación a convocar «lo antes posible» a las comunidades autónomas con intereses pesqueros, así como a las entidades afectadas para abordar «en detalle» el acuerdo. La Administración autonómica, que ha expresado su compromiso de mantener reuniones con el sector durante los próximos días, lamenta que el acuerdo del brexit se sume al «mal resultado» obtenido en el Consejo de Ministros de Pesca de hace una semana en el que se fijaron los TAC y cuotas de 2021.

De este modo, la Xunta estima que estas rebajas supondrán un impacto de «en torno a 26 millones de euros» para la economía gallega a lo que, continúa, «habría que sumar ahora la derivada de las pérdidas de cuotas en Gran Sol hasta 2026 como consecuencia del brexit».