Monkey Markets: “China aprecia mucho una empresa familiar como la gallega”

Galicia en Primera Persona nos acerca la historia de Monkey Markets, una startup coruñesa que en breve sacará al mercado una plataforma para facilitar los contactos comerciales con China

Iago Sanmartín, CEO de Monkey Markets, en una nueva entrega de Galicia en Primera Persona

Iago Sanmartín, CEO de Monkey Markets, en una nueva entrega de Galicia en Primera Persona

Según los últimos datos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX), las importaciones a Galicia de productos chinos entre enero y noviembre del pasado año se dispararon un 14,4%, impulsados por las necesidades que trajo la primera ola de la pandemia. Sin embargo, las exportaciones cayeron un 25,6%, hasta los 176,8 millones de euros. A pesar del batacazo, es el sector agroalimentario el que se come la mayor parte de las ventas en territorio asiático. Es en este punto donde cobra especial relevancia el trabajo que está desarrollando Monkey Markets, una startup coruñesa que busca, precisamente, ayudar a compañías principalmente alimentarias a introducirse en el mayor mercado del mundo. Su CEO, Iago Sanmartín, narra a Economía Digital, dentro de la sección Galicia en Primera Persona, que la situación pandémica ha afectado a muchas empresas por la imposibilidad de poder viajar a Asia. No obstante, su firma sacará al mercado el próximo mayo una plataforma pensada para agilizar la digitalización de todo el proceso exportador. Se trata de un facilitador compuesto por un software (SAAS) que digitaliza e integra todos los procesos necesarios para vender en China.

Galicia en Primera Persona se construye con entrevistas presenciales, grabadas en vídeo y difundidas en todos los canales de ED, a los emprendedores que abren camino con nuevos negocios, y plantean alternativas sólidas y viables que pueden ser una referencia para otros. ED Galicia se propone descubrir a aquellos que son capaces de emprender e innovar a la vez desde Galicia.

Los socios fundadores de Monkey Markets llevaban ya años dedicados al asesoramiento de empresas en comercio internacional. «Resultado de nuestras relaciones comerciales nos ganamos la confianza de los importadores chinos y empezamos a asesorarlos en la compra de productos alimenticios en Europa», narran desde la compañía.

En los últimos tiempos echaron el freno de mano. Querían centrarse en el desarrollo de una plataforma innovadora que realmente “democratizase la exportación”. Lo han hecho. En plena fase de prelanzamiento, en mayo sacarán al mercado su plataforma para digitalizar los procesos exportadores. Explican que, en base a las demandas de sus propios clientes, trabajaron en el desarrollo de una plataforma «única en el mundo» que concentra todas las bases de datos, información cualitativa, herramientas analíticas y acuerdos con instituciones necesarias para realizar una internacionalización a China y así incrementar las posibilidades de éxito

“Aunque nace con vocación global, en su primer año de vida, hasta julio de 2022, la probaremos solo en el mercado español”, explica Sanmartín, que aclara que exportar a China no es algo reservado a empresas de gran envergadura.

Una plataforma para todas las empresas

“Nosotros hemos trabajado con empresas pequeñas, medianas y grandes y esta plataforma nueva, que ahora sacamos, está pensada, también, para empresas pequeñas, medianas y grandes. Cada una debe priorizar una cosa, pero todas pueden llegar. Lo que tratamos, fundamentalmente con este facilitador digital es democratizar la exportación. Cuantas más empresas consigan exportar, mejor”, resume.

“El sector de la exportación lleva tiempo creciendo. Tenemos estructura empresarial, tenemos tejido, buen producto, competitividad… lo que ha faltado hasta ahora es llegar a determinados mercados. Por eso, cuantas más iniciativas surjan en este sentido mejor”, opina el emprendedor, que apuesta por la creación de un “verdadero ecosistema exportador” en el que interactúen todos los actores implicados. “ICEX, cámaras de comercio, Igape, compañías como nosotros, empresas que quiere exportar… Debemos crear un ecosistema que nos ayuda a exportar más y mejor”, dice. “¿Cómo puede ser que, siendo el mayor mercado del mundo, que está demandando productos, de todas las empresas que exportan fuera, solo un 7% lo haga a China?”, reflexiona.

Empresa familiar

Pero, ¿está preparada China para la empresa gallega y la empresa gallega para China? Sanmartín lo tiene claro. El mercado asiático ve con muy buenos ojos la empresa familiar y, si algo tiene el tejido de la comunidad, son sociedades de este tipo.

“El tejido empresarial gallego está compuesto por familias, pero esto no quiere decir que no se hayan profesionalizado, al contrario. Una cosa para nada va reñida con la otra. Es más, esa parte familiar de nuestro tejido industrial nos da esencia, y debemos seguir aprovechándola. En China es muy apreciado hacer negocios con una empresa que es familiar. Realmente, es una muy buena solución para entrar en ese mercado”, advierte.

Cinco pasos

La plataforma que desarrolla Monkey Markets ofrece información precisa y actualizada al usuario sobre todas las ferias o eventos alimentarios en China que puedan ser de su interés. Lo más importante, no obstante, es que agiliza el proceso de aterrizaje exportador en cinco pasos.

Paso 1: Permite conocer qué productos demandan las distintas regiones de China dentro de cada categoría. El usuario también puede ver cuáles son sus países competidores y cómo se posicionan.

Paso 2: Consiste en evaluar y analizar los productos y otros aspectos de compañías o áreas para compararlos y tomarlos como punto de referencia para detectar posicionamiento y nichos de mercado.

Paso 3: En este apartado, la plataforma de Monkey Markets ayuda a la empresa cliente a conocer y entender las adaptaciones que exige el consumidor chino a la hora de comprar un producto.

Paso 4: Ofrece información sobre todas las vías de venta personalizadas del producto en cuestión a tratar de comercializar.

Paso 5: La plataforma calcula los requisitos y documentación necesaria para poder llegar a vender en China, así como los costes logísticos involucrados.