Nueve de cada diez megavatios de biomasa en Galicia son de Ence o Greenalia

La planta más grande de Galicia es la que construyó Greenalia en Teixeiro, que junto a la de Ence en Pontevedra son las dos únicas instalaciones de relevancia para un recurso que abunda en la comunidad y al que se le supone gran potencial

Nueve de cada diez megavatios de biomasa en Galicia son de Ence o Greenalia

En la cotidianidad de la nueva economía, el giro verde que ha dado Europa en su manera de entender la empresa, la biomasa es uno de los recursos a los que se hace habitualmente referencia, como al hidrógeno o a la energía eólica. En Galicia lleva tiempo hablándose de ella por su abundancia en las masas forestales y el aprovechamiento maderero del monte. Sin embargo, esta riqueza forestal no ha traído consigo proyectos ambiciosos de generación eléctrica a partir de biomasa. Esto era así, al menos, hasta que Greenalia puso en marcha el año pasado una de las mayores instalaciones de este tipo en el sur de Europa.

Con una inversión de 135 millones, la empresa que capitanea Manuel García desarrolló la planta de biomasa más grande de Galicia, con una potencia instalada de 49,9 megavatios. Es más de la mitad de todos los instalados en la comunidad, que suma solamente 89,7 megavatios entre todas las cinco centrales de biomasa en funcionamiento. La abundancia del recurso, en este caso, no ha bastado para viabilizar proyectos de relevancia.

Al menos, así lo constatan los últimos datos publicados por el Inega y que recogen hasta cierre de 2019 solo dos instalaciones de generación con biomasa relevantes en Galicia: la de Greenalia y la de Ence. La pastera con fábrica en Lourizán cuenta en Pontevedra con una planta de biomasa de 34,5 megavatios que aprovecha los restos de la madera que no utiliza en la producción de celulosa para generar energía.

Sumando la potencia de estas dos plantas se superan los 84 megavatios de los 89,7 instalados en Galicia. Dicho de otra manera, nueve de cada diez megavatios en la comunidad son de Ence o de Greenalia, aunque solo en esta última están enfocados directamente al mercado eléctrico, pues la compañía de Ignacio de Colmenares los utiliza para abastecer su propia fábrica.

Tres plantas más que no suman ni cuatro megavatios

Según los datos del Inega hay otras tres instalaciones de biomasa en Galicia. Una de ellas es de Gallpellet, empresa ourensana que entró en concurso en 2019 y fue a la liquidación. Según el registro del Inega, mantiene una planta de cogeneración con biomasa de 0,5 megavatios. Otra es de Vales Coruña en Aranga y tiene 0,5 megavatios de potencia.

Y, finalmente, Allarluz, la pionera en Galicia y en España. Se trata de una planta de 2,3 megavatios ubicada en la villa ourensana de Allariz y que en su momento fue adquirida por Norvento, uno de los grupos de renovables más importantes de Galicia.