El Covid se descontrola en Ferrol y obliga a abrir una planta en el Hospital Naval

Sanidade determina abrir uno de los pisos del Hospital Naval ante la saturación del Arquitecto Marcide en Ferrol

La ocupación en las UCI gallegas sigue creciendo.

La ocupación en las UCI gallegas sigue creciendo.

El Covid sigue al alza en Galicia y, con él, la presión hospitalaria, que comienza a ser preocupante en las áreas sanitarias de A Coruña y Ferrol, según ha revelado este lunes la propia Consellería de Sanidade. De hecho, el alto número de ingresados a causa del coronavirus en el hospital Arquitecto Marcide de Ferrol ha obligado a la Consellería de Sanidade a tomar la determinación de abrir el tercer piso del Hospital Naval para acoger a pacientes infectados por el virus.

Según indican fuentes del Sergas, la decisión se ha tomado en base a que, en la actualidad, hay 107 camas en unidades de hospitalización del Arquitecto Marcide destinadas a estos pacientes, concretamente en las plantas cuarta, quinta y séptima.

Plan de contingencia

Según el Plan de contingencia, en caso de ser necesario, el siguiente paso sería habilitar la tercera planta del Hospital Naval, «que ya estaba preparada, y que se pone a disposición esta tarde«.

En cuanto a las plazas en unidades de cuidados intensivos (UCI), fuentes sanitarias inciden en que inicialmente había «diez camas para covid, que se aumentaron con ocho más, en el marco del mencionado Plan de contingencia», todas ellas en el Arquitecto Marcide, y que «está todo listo para, si es necesario, hacer uso de las diez plazas más de UCI en el Hospital Naval«.

Traslados a Lugo

Estas medidas recogidas en el protocolo también abarcan otras decisiones, como las llevadas a cabo el pasado fin de semana, cuando tres pacientes –dos el sábado y uno el domingo– fueron trasladados desde la UCI del Hospital Arquitecto Marcide a la del Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) de Lugo.

«Se opta por una acción u otra según las características y situación de los pacientes, el análisis de manera continuada y a diario, y buscando siempre el equilibrio con la asistencia no urgente o prioritaria que, en la primera ola, no se producía», apuntan.

A pesar de todo ello, aseguran que la situación en Ferrol «es compleja pero controlada, y se están aplicando las distintas medidas previstas y modulando la actividad en base a protocolos y planes previstos».