La Xunta advierte: los hospitalizados «no bajan tanto como nos gustaría»

Sanidade revela que los hospitalizados bajan a menor ritmo que los casos activos y justifica el mantenimiento de restricciones en A Coruña y Pontevedra por la ocupación de sus UCI

García Comesaña

Julio García Comesaña, conselleiro de Sanidade

La Consellería de Sanidade lanza un mensaje de prudencia pese a la bajada de contagios, casos activos y hospitalizados por coronavirus. El titular del departamento, Julio García Comesaña, se ha referido precisamente a este último punto al asegurar que los pacientes con Covid-19 ingresados en los centros hospitalarios gallegos “no bajan tanto como nos gustaría”.

Sanidade cifra en un 26% el descenso de ocupación de las camas hospitalarias por pacientes con coronavirus en la última semana, porcentaje que se reduce al 21% si solo se tienen en cuenta las plazas en unidades de cuidados intensivos (UCI). “Seguimos teniendo un amplio trabajo”, ha recalcado el gerente del Servizo Galego de Saúde (Sergas), José Flores.

“La ocupación hospitalaria continúa con un descenso importante, pero aunque los datos son buenos, también nos obligan a ser prudentes”, ha defendido García Comesaña en la rueda de prensa en la que ha explicado los acuerdos adoptados en la reunión del comité clínico de este lunes, en la que se ha bajado el nivel de restricciones en el área sanitaria de Ferrol, en donde se produce “un paso importante”.

Vuelta de la actividad quirúrgica

En A Coruña y Pontevedra también constata “pasos” hacia adelante, pero que los niveles de ocupación en la UCI cercanos al 25% en la primera y al 20% en la segunda han provocado que la Xunta haya decidido mantener sin cambios el nivel de restricciones.

Galicia cuenta ahora con 472 pacientes hospitalizados por Covid-19 y se aleja de los máximos de 1.463 alcanzados en febrero. Este descenso (del 67,7%) es inferior al del 79,6% que han experimentado los casos activos, pero, con todo, han permitido la reprogramación de actividades quirúrgica que se habían visto suspendidas por la situación de colapso que los hospitales de la comunidad vivieron durante la tercera ola, tal y como ha constatado Julio Flores.