La Xunta cumplirá el plan de ahorro energético aunque mantiene su rechazo

Francisco Conde sostiene que desde Galicia obendrán la "máxima colaboración" para el cumplimiento de las medidas pero ve necesario darle prioridad "a lo que están pidiendo” las familias y las empresas

El vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Industria e Innovación, Francisco Conde, en la Conferencia Sectorial de Energía - LUIS POLO

El vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Industria e Innovación, Francisco Conde, en la Conferencia Sectorial de Energía – LUIS POLO

El Ejecutivo autonómico mantiene su oposición al decreto que recoge el plan de ahorro energético aunque confirma que, en caso de no retirarse, la Xunta lo “acatará” y “cumplirá” la ley. Así lo ha destacado en declaraciones a los medios, el vicepresidente primero, Francisco Conde, tras participar vía telemática en la Conferencia Sectorial.

Conde ha trasladado en el encuentro  la «oposición» de Galicia ante el real decreto. Enfrente, ha ofrecido «diálogo» y «consenso» para encontrar medidas que puedan tener un «sentido compartido de ahorro y eficiencia energética».

El vicepresidente ha mostrado que desde Galicia obtendrán la «máxima colaboración» para el cumplimiento de las medidas del decreto si se mantiene, pero ve necesario darle prioridad «a lo que están pidiendo» las familias y el tejido productivo. En esa preocupación de la sociedad gallega ha señalado la importancia de bajar el precio eléctrico, corregir el impacto sobre la inflación e impedir la paralización de la actividad en algunas industrias.

Al término de la reunión, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, ha descartado que se vaya a modificar o aplazar la entrada en vigor del decreto de ahorro energético, petición que han llevado a cabo las comunidades regidas por el principal partido de la oposición al Ejecutivo Central.

A preguntas de los periodistas y cuando Madrid ya ha adelantado que presentará un recurso de inconstitucionalidad, Conde ha admitido que, si bien a la Xunta no le gusta el decreto, si el Ejecutivo sigue adelante con él, «acatará» su entrada en funcionamiento y «garantizará» la aplicación de sus medidas.

Desviar la atención

Además, ha reivindicado que la Xunta lleva «años» implementando medidas de ahorro en la Comunidad, y ha vuelto a cuestionar el calado de las propuestas del Ejecutivo estatal o lo que ha identificado con una estrategia para «desviar la atención».

«Con un precio energético descontrolado, una inflación de dos dígitos y un incremento de la tasa de paro en el mes de junio, no parece razonable que en estos momentos estemos abriendo un debate sobre el uso o no de corbatas y el encendido o no de escaparates», ha zanjado.