Rueda, Bugallo, la patronal de comercio… Galicia duda del plan de ahorro energético de Sánchez

El presidente de la Xunta califica las propuestas como "pura propaganda" mientras que el alcalde de Santiago considera que apagar el alumbrado de edificios como la catedral transmitirá una imagen de "menor seguridad"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez anuncia el plan de ahorro energético

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE/ Chema Moya

El nuevo Decreto Ley del Gobierno que recoge las últimas medidas de ahorro energético, no ha tenido, en términos generales, buena acogida en Galicia. Este mismo miércoles, el presidente de la Xunta ha calificado el plan de Sánchez como «pura propaganda» y ha señalado que existen medidas «mucho más importantes y eficientes» como llevar a cabo una transición energética que hubiese permitido no tener que cerrar industrias «fundamentales» para la comunidad.

Lejos de la beligerancia de Ayuso, el presidente de la Xunta hace declaraciones parecidas a las de Andalucía, ambas comunidades del PP. A pesar de su disconformidad, Alfonso Rueda ha destacado que la comunidad sí aplicará dichas iniciativas, puesto que el Ejecutivo autonómico «siempre cumple la ley», aunque censura que no hayan sido consensuadas con las comunidades autónomas.

Preocupación en Santiago

Por su parte, el alcalde socialista de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, ha trasladado este miércoles la preocupación que causa en el Consistorio la propuesta de apagar la luz de escaparates de las tiendas y los edificios públicos, entre ellos la catedral.

Tal y como recoge el plan de ahorro energético del Gobierno central, el alumbrado de escaparates deberá mantenerse apagado desde las 22 horas, así como el de los edificios públicos que a esa hora estén desocupados. 

En declaraciones a los medios, Bugallo ha considerado que apagar las luces de edificios como la Catedral de Santiago u otros de la zona histórica de la capital gallega redunda en «menor iluminación en determinadas áreas» de la ciudad ya que estas luces «forman parte de la iluminación pública».

El alcalde ha destacado que con el apagado de luces «se producirá una situación que transmitirá una imagen de menor seguridad y menos comodidad para las personas que están en la ciudad histórica». Por ello, ha añadido que estudiarán «este tema», que ya se está abordando «con el resto de las ciudades Patrimonio de la Humanidad», porque tienen la misma problemática que Compostela.

Revuelo en las gasolineras

La Federación Gallega de Estaciones de Servicio (Fegaes) también ha arremetido contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez por las propuestas incluidas en el Decreto Ley. En concreto, señala que obligará a los empresarios a llevar a cabo obras en las tiendas de las gasolineras para mantener cerradas las puertas cuando esté en funcionamiento el aire acondicionado o la calefacción.

Desde la federación consideran que la única forma de cumplir la nueva normativa es instalando puertas automáticas o un brazo de cierre automático a las puertas manuales. Esto supone «un nuevo desembolso que se suma a los anticipos que están realizando con motivo de las bonificaciones del carburante».

A ello hay que añadir «la exigencia por parte de la Administración de acometer estos cambios con tanta premura». «El Decreto Ley indica un plazo de una semana para adaptarse a las nuevas normativas», lamentan. 

Desde Fegaes consideran además que «esta prisa» no es «coherente con la lentitud con la que se están abordando las devoluciones de las bonificaciones de 20 céntimos que las gasolineras deben adelantar».

Medidas «inconscientes»

El presidente de la Federación Gallega del Comercio, José María Seijas, ha calificado las propuestas como «inconscientes e inconsecuentes» y ha subrayado que «siempre le toca al comercio las malas operaciones que finalmente salen adelante».

Seijas ha asegurado que estas propuestas «no van a influir» en economizar la energía y considera que no son la «solución». «Hay que tomar otras medidas consecuentes y analizar y estudiar todo para buscar una solución viable a este problema», ha destacado. Además de ello, el presidente ha apuntado que el plan de ahorro energético es «un parche» y pide «tener una seguridad» de que las medidas que se toman van a ser eficientes.