La Xunta se abre a relajar las restricciones en la hostelería ante la bajada de casos

El conselleiro de Sanidade abre la puerta a rebajar las restricciones en bares y restaurantes tras constatar que la tendencia del Covid-19 en Galicia "sigue siendo buena"

Hostelería

Varias personas toman un aperitivo en un establecimiento hostelero en Vigo. EFE / Salvador Sas

El comité clínico vuelve a reunirse este miércoles en un encuentro que tendrá la posible bajada de restricciones en la comunidad como telón de fondo. El propio conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha avanzado que existe la “posibilidad de ajustar algún aspecto relacionado con la hostelería» ante la mejora en la situación epidemiológica.

«Se trata de buscar el equilibrio entre la homogeneidad, el criterio único y la seguridad«, ha apuntado el titular de Sanidade, que ha abierto la puerta a realizar “varios ajustes” tras constatar que la tendencia «sigue siendo buena, incluso de descenso».

A vueltas con las reuniones entre no convivientes

La relajación de las restricciones en la hostelería, en donde, por término general, se mantienen aforos del 50% en interior y del 75% en exterior, no se trasladará a las reuniones, en las que, según la jefa de servicio de anestesiología y reanimación del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, Marina Varela Durán, se mantendrá el aforo máximo de cuatro personas en interiores y de seis en exteriores.

La doctora ha asegurado que la situación que atraviesa Galicia por el coronavirus es de «estabilidad» y con una «lenta mejoría”, aunque ha advertido de que todos los pasos que se den tienen que regirse por la «prudencia» y, aunque el horizonte es de «optimismo» con el inicio de la vacunación del grupo entre 50 y 59 años y también de menores de 50 en próximas semanas, no se atreve a poner «fecha exacta» a medidas como la retirada de la mascarilla en determinados ámbitos o reencuentros de familias.

Medidas «progresivas»

La experta del comité ha destacado, en todo caso, que se han aliviado las medidas para las visitas de las residencias de mayores de las personas que están vacunadas. «Están aumentando el número de visitas y mejorando el contacto con los familiares», ha destacado la doctora Varela Durán, quien ha indicado que retirar la mascarilla «sin llegar al momento adecuado» de inmunización e incidencia podría suponer un «paso hacia atrás», por lo que ha mantenido esperar al momento idóneo, un «futuro que vemos más cercano».

La jefa de servicio de Anestesiología y Reanimación del hospital pontevedrés ha defendido que las medidas sean «progresivas» y ha puesto el acento en que en los domicilios privados «existe una relajación» de las medidas, de ahí que sea partidaria de mantener el límite de las personas que pueden estar en estos contextos y también de seguir con la restricción entre la 1 de la madrugada y las 6 de la mañana.