Los fondos Next Generation, a un paso de convertirse en un filón de frustración

El Gobierno no está dispuesto a moverse del marco de ayudas definido por la UE y con los instrumentos disponibles, los PERTE, cuando proyectos como el de Altri necesitan un traje a medida

Diego Calvo, Alfonso Rueda y Francisco Conde

Los fondos Next Generation pueden convertirse en un foco de frustración en Galicia, al ser complicado en encaje de algunos, como el de Altri, en los Perte del Gobierno. Ilustración: Ilona Rey

La candidatura gallega a los fondos europeos del Plan de Recuperación, los Next Generation, presenta la arquitectura de un gran edificio, pero no hay andamio que encaje con los planos, que proyectan grandes inversiones. Sucede con los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica, los conocidos como PERTEs, la estructura sobre la que se articulan las inversiones.  Y el Gobierno no parece dispuesto a alterar el diseño actual.

El Ejecutivo central seguirá el guión del marco de ayudas definido por la Unión Europea y con los instrumentos disponibles, los PERTE, cuando proyectos como el de Altri necesitan un traje a medida para una inversión que se va a los 800 millones, o el de Stellantis para Vigo, que no encaja en los tiempos marcados.

De las transferencias a los créditos

En paralelo, como adelantó la vicepresidenta en su reciente visita a Galicia, está en marcha la creación de un fondo de inversiones para las comunidades autónomas, que se pueda financiar con los créditos del plan de recuperación. Así se podrá movilizar cualquier transferencia adicional y darle continuidad de los proyectos más allá de 2023, pero vía créditos, y no ayudas directas, como hasta ahora. El reloj avanza deprisa y llega la segunda fase del plan de recuperación.

Ante este escenario, la Xunta apela a la palabra dada, precisamente por la misma Nadia Calviño, en tiempos de Feijóo, cuando ante el aluvión de proyectos que se preparaban aludió directamente a centrase en los “dos o tres más emblemáticos o importantes” con los que Galicia optaría a los fondos europeos. Rueda lo recordó el pasado viernes.

Hablan los números

El contraste también está en los números. La propia Calviño, ante Rueda, anunció en su reciente visita ayudas de 22 millones para economía circular, “para empezar a financiar este tipo de proyectos”, cuando Altri baraja una inyección de dinero público superior a los 200 millones.

Las cifras que la vicepresidenta puso encima de mesa apuntan a que Galicia ha recibido ya 1.600 millones de los Next Generation, y más de la mitad son gestionados por la Xunta. Como contrapunto, el presidente de la patronal gallega, Juan Manuel Vieites, insiste en que solo uno de cada cuatro euros de los fondos europeos están llegando actualmente a la empresa.

Sin trajes a la medida

Vehículo eléctrico, energías renovables e hidrógeno, industria naval, agroalimentación, aeroespacial, digitalización… Esos son, por ejemplo, los trajes diseñados hasta ahora. Calviño miró al PERTE de la economía circular cuando le preguntaron por Altri, “con presupuesto específico para el sector textil”, dijo, como posible encaje del proyecto de la papelera portuguesa para Palas de Rei, cuando el reciclaje de ropa entraría en juego en la segunda fase del proyecto de fibras. También hizo referencia a la convocatoria de ayudas para la gestión forestal sostenible. Esta vez sin números.