La falta de encaje en los PERTE del Gobierno obstaculiza la fábrica de Altri en Galicia

La Xunta y la empresa dan por hecho ante el sector que el proyecto obtendrá fondos europeos, pero Conde admite que no hay un encaje claro en los actuales PERTE y prepara una nueva reunión con el Gobierno

Nadia Calviño y Teresa Ribera

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, junto a la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, en una imagen de archivo

Altri sigue dando pasos para concretar su proyecto de más de 700 millones de euros en Galicia con dos asuntos pendientes de abordar. Uno es la búsqueda de un socio tecnológico que le ayude en el proceso de transformación de la madera en fibras textiles. El otro, el más inmediato, buscar el encaje de la planta y su enfoque de economía circular en las ayudas europeas, pues es la gran iniciativa impulsada por la Xunta para captar fondos Next Generation.

En los encuentros mantenidos con el sector, tanto el Gobierno gallego como la empresa, representada por su primer ejecutivo José Soares de Pina, dieron por hechas las ayudas al proyecto, que tiene el objetivo de captar las suficientes para cubrir una cuarta parte de la inversión, es decir, cerca de 200 millones. Sin embargo, el conselleiro de Economía, Francisco Conde, advirtió en varias ocasiones que no hay un PERTE que se adapte de manera clara a la fábrica de fibras textiles que Altri quiere construir en Palas de Rei.

De hecho, Conde manifestó que la Xunta tiene intención de “celebrar un nuevo encuentro con el Gobierno central para actualizar el estado del proyecto e identificar los instrumentos, dentro de los fondos europeos, que permitirán su puesta en marcha”. «Tenemos que hacer el trabajo de detalle para identificar esos instrumentos», insistió.

Buscando un PERTE para Altri

Actualmente hay once PERTEs sobre la mesa, entre los nueve aprobados y los dos anunciados. Los primeros atañen al vehículo eléctrico, la salud, las energías renovables, agroalimentación, nueva economía de la lengua, aeroespacial, industria naval, ciclo del agua y economía circular. Los anunciados son el de economía social y el de semiconductores. No hay PERTE genérico para la industria, ni específico para el sector forestal, ni siquiera para el textil.

El único que parece encajar es el de economía circular, pero tiene varios problemas. El primero es la dotación, de 492 millones a repartir entre las propuestas que opten a las ayudas. El segundo es que el proyecto de Altri contempla el reciclaje de tejidos en una segunda fase, pero no en el arranque de la producción, por lo que tampoco está claro que encaje.

A esto parecía aludir Francisco Conde este fin de semana en una entrevista en El Progreso: «No tenemos una concreción de cómo los PERTE pueden darnos una respuesta. Desde el punto de vista de la economía circular, la sostenibilidad y la digitalización, el proyecto de Altri responde a los criterios que marcó la Comisión Europea. Pedimos al Gobierno sensibilidad para ver cómo puede tener encaje en las convocatorias que no ha definido y mayor agilidad en la tramitación».

La fábrica de fibras textiles fue uno de los tres proyectos tractores que la Xunta trasladó a la vicepresidenta económica Nadia Calviño, junto al de la automoción y el de medicina personalizada.

¿Se puede materializar el proyecto sin fondos europeos?

Una de las preguntas que sobrevolaba los encuentros con los profesionales del sector era qué pasará si no se obtienen fondos europeos. Ni la empresa ni la Xunta se pronunciaron con claridad, según fuentes que asistieron a la presentación, ya que no contemplan esa posibilidad. «No hay plan b», llegó a decir Conde, para expresar el convencimiento de que el proyecto tiene todas las papeletas para obtener las ayudas.

En el sector, explica Elier Ojea, presidente de Fearmaga, se ve con confianza que la fábrica se lleve a término, en buena medida porque Altri ya se ha hecho con los terrenos en Lugo para levantarla. Ana Orons, secretaria general de la misma organización, se pronuncia también en este sentido: «Es un proyecto que hace mucho hincapié en la sostenibilidad y la economía circular, que puede incorporar elementos supraminicipales, sumar a varias autonomías e incluso supranacionales con la colaboración del textil del norte de Portugal, creo que hay muchos elementos que lo hacen idóneo para percibir fondos europeos».

El vicepresidente Francisco Conde y el conselleiro de Medio Rural, José González, junto al consejero delegado de Altri, José Soares.

Cuánta madera consumirá

La factoría de Altri prevé consumir entre 900.000 y 1,2 millones de toneladas de madera, toda certificada, según trasladó José Soares al sector. Según los datos de la Xunta, las cortas en Galicia ascendieron el año pasado a 9,6 millones de toneladas, algo más de la mitad de eucalipto, unos 5 millones. La planta podría consumir hasta un 20% del eucalipto que produce Galicia, lo que a priori endurecerá el mercado para las pasteras —Ence o la propia Altri a través de Celbi— y beneficiará a los productores.

Elier Ojea explica que hay recurso suficiente y que la certificación en el eucalipto está más avanzada que en otras especies, por lo que no ve problemas de abastecimiento. Es más, apunta Ana Oróns, el proyecto puede dar un nuevo impulso a la certificación forestal que está avanzando desde hace tiempo en Galicia.