¿Tomar el sol con mascarilla? La Xunta abre otro frente con Sanidad por las restricciones en la playa

Sanidade defenderá que prevalezca la normativa gallega, que libera del uso de mascarilla a quienes estén tumbadas en la playa o bañándose en el agua

Carolina Darias

Carolina Darias, ministra de Sanidad. Europa Press

La Xunta de Galicia abre un nuevo frente con el Gobierno central por la gestión de la pandemia. La Consellería de Sanidade defenderá en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) que se pueda tomar el sol sin mascarilla, tal y como recoge la normativa gallega.

Así lo han asegurado fuentes sanitarias a Europa Press, que defienden que el uso de la mascarilla siga sin ser obligatorio tanto para bañarse como para permanecer tumbado. A su juicio, debe prevalecer la normativa gallega, por lo que también pide que la mascarilla sea exigible durante la realización de la práctica deportiva individual al aire libre, como también se incluye en la norma autonómica.

Reunión con las comunidades autónomas

Esta postura choca con la defendida por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, este miércoles, jornada en la que ha anunciado que el Ministerio y las comunidades autónomas han pactado revisar la ley de la denominada nueva normalidad, que establece el uso obligatorio de la mascarilla a pesar de poder mantener la distancia de seguridad.

En rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), la ministra ha avanzado que se realizará una revisión técnica de esta medida para plantear propuestas en la reunión del CISNS de la semana que viene, con el objetivo de «homogeneizar» la norma en todas las comunidades autónomas.

El texto de la ley, publicada este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que ha entrado en vigor este miércoles, recoge que se mantiene, hasta el fin de la pandemia, la obligación para las personas a partir de los seis años de usar mascarilla en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, incluso aunque se mantenga la distancia de seguridad de 1,5 metros.

«Armonización y contextualización» de la norma

En cualquier caso, la mascarilla no será exigible para las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

Ante la controversia que ha generado la medida, Darias ha defendido «ver si es posible, en el margen legal», realizar una «armonización y contextualización» de la norma que «permita tener un margen de actuación». En concreto, según la ministra, se va a trabajar «en elaborar unos criterios técnicos de aplicación de la ley», dentro del margen que deje la norma.

«Espero que en ese margen de actuación podamos encontrar un espacio para poder aplicar esta ley de la manera más armonizada posible y, sobre todo, contextualizado. Desde que se aprobó el Real Decreto hasta la tramitación de la ley ha transcurrido mucho tiempo y puede que sea necesario intentar buscar en el margen del marco legal una actuación contextualizada», ha insistido al respecto.