Un municipio de Lugo prohíbe lavar el coche por la sequía

El concello de Monterroso ha decidido prohibir el riego y el lavado de coches para que el río Ulla recupere su caudal

Vista del caudal del río Maquiás, que abastece al municipio de Ribadavia

Vista del caudal del río Maquiás, que abastece al municipio de Ribadavia. El municipio de Ribadavia (Ourense) está viviendo cortes nocturnos del suministro debido a la escasez de agua producida por la sequía. EFE/ Brais Lorenzo

Las restricciones por la sequía se extienden por Galicia. El concello lucense de Monterroso ha tomado la decisión de prohibir el riego y el lavado de coches con el fin de atenuar la sequía y que recupere el caudal del río Ulla, que es donde se abastecen.

La alcaldesa de Monterroso, Rocío Seijas, ha explicado que «hace un mes se sacó un bando prohibiendo el uso del agua de la traída sin que fuese para uso humano», a lo que ahora se suma esta medida. «Aquí nos abastecemos en el río Ulla y nunca tuvo unos niveles tan bajos», ha lamentado.

La regidora ha destacado que, a pesar de la «gravedad» de la situación, en el municipio todavía no se han llevado a cabo cortes de agua ni limitaciones de suministro, aunque Rocío Seijas confiesa que se lo plantearon «la semana pasada como medida extraordinaria».

De esta forma, Monterroso se suma a otros municipios lucenses como Castro de Rei, Taboada o Ferreira de Pantón, que en los últimos meses se han visto obligados a adoptar medidas para evitar el desperdicio de agua antes de la llegada de las últimas precipitaciones. La propia Seijas ha reconocido que las «condiciones meteorológicas de estos días sí que benefician al abastecimiento de agua, y se notó en el caudal del Ulla».