Ence rechaza su traslado a As Pontes: estas son sus razones

Ence asegura que no hay ninguna alternativa técnica viable fuera de Lourizán para la pastera y la Xunta alerta de la marcha a Asturias

Ence

Imagen de archivo de la biofábrica de Ence en Pontevedra

Ence asegura que en Galicia no existe ninguna ubicación alternativa a la de la ría de Pontevedra que pueda albergar su pastera. Así lo ha manifestado este martes ante la posibilidad de que la compañía pudiera encontrar un nuevo acomodo en As Pontes.

“No existe ninguna ubicación alternativa viable desde un punto de vista técnico (cercanía a un puerto, agua, madera) ni económico (construir una nueva planta requeriría de unos 700 millones de euros) para construir una nueva planta de celulosa en la comunidad gallega», asegura la compañía. El grupo se remite a estudios independientes “como el de la ingeniería IDOM”.

El no a As Pontes y la Plisan

Según la compañía, As Pontes no podría albergar la planta por distintos motivos. En primer lugar porque el río Eume, debido a su caudal, no tiene capacidad para absorber el efluente de la fábrica. Tampoco el lago de As Pontes, ya que, “aunque el volumen de agua es elevado, la tasa de renovación de este lago artificial es muy reducida, lo que podría dar lugar a graves problemas ambientales (reducción de oxígeno) y afectar a la calidad del agua del lago”.

Añade también la firma que la Plisan, en Salvaterra, tampoco supone una alternativa viable “ante la falta de disponibilidad de agua en el río Miño, así como la inviabilidad de descargar efluentes en el río, además del hecho de ser un río binacional”.

Otra de las ubicaciones que se barajó, en el concello pontevedrés de Barro, también ha sido descartada por la pastera debido a la “superficie real disponible”. Además, el hecho de que haya industrias ya ubicadas allí «imposibilita agrupar una parcela de 35 hectáreas, tamaño que se considera mínimo para ubicar una planta de celulosa del tamaño de la biofábrica de Pontevedra».

Deslocalización a Asturias

Todo esto en una jornada en la que el vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Francisco Conde, ha ratificado en su visita a Pontevedra que “no hay ningún tipo de emplazamiento” que permita trasladar la fábrica de Lourizán a otra ubicación. La Xunta asegura que si el Ejecutivo central no mueve ficha será su “responsabilidad” y de PSOE y BNG “explicar si prefieren que se vaya a Asturias”.

Conde insiste en que si no puede continuar en Lourizán “la alternativa ya está decidida” y la compañía pastera deslocalizará su inversión hacia Asturias.

La Xunta insiste en que la solución al conflicto sobre el futuro de Ence “es muy sencilla” y pasa porque el Gobierno que preside Pedro Sánchez modifique el artículo 18 de la futura Ley de Cambio Climático, para que esta normativa no limite a 75 años a permanencia en terrenos de dominio público marítimo terrestre a empresas ya asentadas.

La ministra Ribera contesta a Ence

No obstante, no parece que el Ejecutivo central esté por la labor de atender a esta reivindicación de Xunta y empresa. La vicepresidenta cuarta del Gobierno y minista de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que la situación de la planta de pasta de celulosa de Ence en Pontevedra «no tiene absolutamente nada que ver con la Ley de Cambio Climático» y ha pedido «no generar una confusión que no beneficia ni a la gente ni a los trabajadores».

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Ribera subrayó que «rotundamente no depende de la Ley de Cambio Climático» y afirmó que «no hay ninguna instalación en Galicia ni en ningún otro sitio del litoral que se vea afectada por la Ley de Cambio Climático». Así, consideró que «el principal problema» de Ence es que tiene recurrida la prórroga de la concesión que le fue concedida por el anterior Gobierno del PP, estando así pendiente de la resolución de los tribunales.

«Lo que es importante es lo qué quiere hacer Ence en estos años que tiene por delante con respecto a la concesión vigente», dijo, añadiendo que el Gobierno gallego cuenta con «cuestiones en el radar» para el futuro de la planta asociadas a la actividad forestal, en las que el Ejecutivo «estará encantado de acompañarles».