El seguro de la comunidad de vecinos no se hace cargo. ¿Qué hago?

Para no llevarnos sorpresas en caso de sufrir algún incidente en el hogar hay que tener contratado un seguro de hogar, además del seguro de la comunidad

A la hora de comprar una casa o un piso e incorporarse en una comunidad de vecinos/as es imprescindible informarse de qué seguros tiene contratados y qué cubren exactamente.

Normalmente el seguro de comunidades cubre riesgos que afectan al edificio en su conjunto, como por ejemplo daños en la fachada y la estructura,desperfectos en la cimentación, en los suelos o en las ventanas o problemas en las propias instalaciones de luz o gas.

Todos estos pequeños desperfectos son típicos y los cubre el seguro de la comunidad, aunque de todas formas es importante leer la letra pequeña y entender que estos seguros no cubren absolutamente todo.

Por ejemplo, algo que no cubre el seguro de la comunidad es el contenido de la vivienda ni algunos riesgos que se pueden producir dentro de casa.

El objetivo de este tipo de seguros es proteger los elementos comunes de la comunidad en una serie de supuestos.

El seguro de hogar complementa al seguro de la comunidad de vecinos

Además, en algunos seguros se puede añadir una garantía de protección jurídica para reclamar a propietarios en caso de impago.

En lo que respecta a la responsabilidad civil, el seguro de la comunidad de vecinos se hace cargo de pagar las indemnizaciones y fianzas en caso de que el desperfecto afecte a terceras personas.

Es decir, si la comunidad tiene que pagar como consecuencia de un accidente o un desperfecto, este seguro se hará cargo y no cada propietario individualmente.

Por todo esto, es fundamental contar con un buen seguro de comunidades y con asesoramiento jurídico. Pero esto no es suficiente, lo mejor es contar también un seguro de hogar que cubra los daños provocados por el contenido del edificio

Por ejemplo, si el incendio está provocado por una vela que dejamos encendida y no por un fenómeno meteorológico o un accidente externo a la propia vivienda.

Para evitar sorpresas es posible contratar un seguro que cubra el contenido pero también el continente a primer riesgo, o incluso a valor total si hay poca diferencia en el precio

Diferencias entre el seguro de comunidad y el seguro de hogar


Así, la gran diferencia entre el seguro de comunidad y el seguro de hogar es que el primero cubre sobre todo el continente y el de hogar cubre el contenido y el continente.

Es importante recordar que el seguro de hogar solo cubrirá los objetos que hayan sido registrados y dados de alta al contratarlo, pues si hay un objeto de valor que no conste por escrito no se recibirá indemnización. El motivo de este requisito es evitar timos y engaños a las aseguradoras.

En conclusión, para no llevarnos sorpresa hay que tener contratado un seguro de hogar, además del seguro de comunidad.

En caso de que sea demasiado tarde y solo tengamos el seguro de comunidades y este no cubra todo, podemos buscar asesoramiento jurídico para intentar recibir algún tipo de indemnización por los daños ocurridos en nuestra vivienda.