Acampada de los CDR en la AP-7. Foto: EFE/JS

Los CDR acampan en la AP-7 para pasar la noche; el Gobierno duerme

stop

Los activistas independentistas se proveen de agua, víveres, sacos y calefactores con la intención de dormir en la autopista y mantenerla cortada

Barcelona, 08 de diciembre de 2018 (09:58 CET)

El bloqueo iniciado por los Comités de Defensa de la República (CDR) desde la primera hora de este sábado en la AP-7 ha derivado en una acampada que promete mantener la autopista cortada durante toda la noche. El Gobierno y la Generalitat se mantienen impasibles y, por el momento, no han tomado ningún tipo de medida para normalizar la situación.

El plan de los CDR es realizar un bloqueo "indefinido" de la AP-7. Hay manifestantes que están comprometidos incluso con que el corte de esta arteria se mantenga hasta que se haga "efectiva la república". Entrada la noche, los activistas separatistas también cortaron la circulación en el centro de Barcelona.

En la AP-7, los activistas se han pertrechado con mantas y sacos para pasar la noche en la carretera, después de haber cortado el tráfico con neumáticos, bidones, quitamiedos y ramas para impedir la circulación en los dos sentidos en la altura de l'Ampolla, cortando así el tráfico entre este municipio y Tortosa, y obligando a desviar el tránsito a la N-340.

A primeras horas del día, los CDR dijeron que el bloqueo pretende "cerrar la frontera con el Estado español". También sirve para pedir la dimisión del consejero de Interior, Miquel Buch, por las cargas de los mossos contra activistas "antifascistas" el jueves en un acto para conmemorar la Constitución en Girona.

Los activistas, vestidos en algunos casos con chalecos amarillos como los que simbolizan las protestas en Francia, pintaron en la calzada de la autopista lemas como "El pueblo manda, el Gobierno obedece" y exigieron la libertad de los políticos presos catalanes.

Los CDR cortan la circulación de la AP-7 desde primera hora del sábado. Foto: Twitter
Los CDR cortan la circulación de la AP-7 desde primera hora del sábado. Foto: Twitter

Pese al desafío con los cortes de carretera, el Gobierno optó por guardar silencio. Ninguno de los ministros lanzó ningún tipo de mensaje dirigido a las autoridades catalanes ni tomó iniciativa alguna, sino que se conformó con los desvíos de la AP-7 a la N-340.

Los CDR amenazan la "operación retorno"

El Servicio Catalán de Tráfico mantiene para la AP-7 el estatus de "carretera cerrada" en el mapa de incidencias de su web. El corte de tráfico ha dejado bloqueados durante horas a camiones y autocares y ha provocado varios kilómetros de retenciones, y momentos de tensión entre conductores e independentistas, informó Efe.

La situación del tráfico puede complicarse el domingo, si los CDR mantienen el bloqueo, al coincidir con la "operación retorno" con motivo del puente de la Constitución, en la que esta autopista, que es una de las principales redes viarias de la Península, suele ser un punto negro en cuanto a acumulación de retenciones.

El cerco de la AP-7 es una antesala para el 21-D, día en que los CDR pretenden bloquear Cataluña por ser la jornada del Consejo de Ministros. Los radicales también enmarcan esta protesta en la previa del juicio por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Los CDR cortan la circulación de la AP-7 desde primera hora del sábado. Foto: EFE/JS
Los CDR cortan la circulación de la AP-7 desde primera hora del sábado. Foto: EFE/JS

Los CDR piden la cabeza de Buch

El bloqueo de la carretera este sábado se produce en un momento de alta tensión entre el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y su consejero de Interior, Miquel Buch. Una tensión provocada por las cargas de los mossos a los CDR que intentaron frenar una manifestación constitucionalista apoyada por VOX y el PP.

El viernes, a raíz del polémico desenlace de la protesta "antifascista" del jueves, Torra ordenó a Buch que actúe contra los agentes de los mossos que se excedieron en las cargas policiales en Girona y Terrasa, y puso un plazo límite de cuatro días para acometer cambios.

También el viernes, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial reclamó, por unanimidad, al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y a Buch la adopción de un plan integral de protección de los jueces y magistrados en Cataluña, después de recibir ataques con basura, pintadas y excrementos.

En algunos mensajes compartidos esta mañana por las cuentas de los CDR en las redes sociales se afirma que, hasta ahora, los mossos se mantienen al margen de su manifestación en la AP-7. Los manifestantes piden la dimisión de Buch, como ha sido usual en los últimos meses.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad