Boi Ruiz: “No se entendería que el PSC quedara fuera del Pacto de Salud”

stop

PROYECTO DEL GOVERN

El conseller Boi Ruiz./ED

12 de abril de 2014 (14:00 CET)

Boi Ruiz no esconde su proyecto político. Es uno de los consellers del Govern de Artur Mas más contestados. Los recortes, la necesidad de la Generalitat de reducir el déficit, provocaron que el conseller de Salut fuera la diana de las críticas de la oposición. Principalmente de ICV, que ve en la gestión de Ruiz un síntoma claro de la “pasión” por la austeridad de los gobiernos de CiU. Pero el PSC, que, junto a CiU, ha sido copartícipe del modelo de sanidad catalana, también se ha desmarcado en los últimos meses de las políticas del conseller.

Para Ruiz, lo que está acometiendo el Govern es una “racionalización del modelo para que sean los servicios los que tengan hospitales, y no los hospitales los que tengan servicios”. Es decir, buscar una mayor eficiencia en el sistema, apostando por “una gestión empresarial de los servicios públicos”, manteniendo la titularidad pública.

Los hospitales de Lleida

Esa apuesta, sin embargo, se ha asimilado a un intento de 'privatización'. El conseller, en una entrevista en el programa Converses, de la Cadena Cope, ha asegurado este sábado que “en ningún caso” se trata de privatización, y que esas acusaciones forman parte de un “mantra” de la oposición.

Es el caso de los hospitales de Lleida. Boi Ruiz ha puesto en marcha un proceso que pasa por la creación de un consorcio para gestionar los tres hospitales y las áreas básicas de salud de las comarcas ilerdenses. “No se privatiza nada, se agrupa la gestión, para ganar eficiencia, y para que lo que se ahorre se pueda quedar en los propios centros de Lleida y apostar por especializaciones que ahora no se prestan, como la cirugía pediátrica”, asegura.

La estrategia del PSC

Pero en los últimos meses, la batalla política sobre la gestión de la sanidad se ha incrementado. El PSC sustituyó a la ex consellera Marina Geli como la diputada encargada de los temas de salud, y representante de los socialistas en el Pacto Nacional de Salud. La idea de los socialistas es ejercer de oposición, abandonando ese acuerdo nacional.

El conseller Boi Ruiz, que ha afirmado que en 2014 “no habrá más recortes en la sanidad catalana”, ha lamentado ese gesto del PSC. “El desacuerdo se ha establecido entre las fuerzas políticas, pero no entre el sector, entre los profesionales de la sanidad catalana”, ha afirmado. Sin embargo, espera que se pueda reconducir la situación, con el objeto de llegar a consensos y no hacer de la sanidad una “batalla política”. “Confío en que (el PSC) reconsidere su posición, porque no se entendería que quedara fuera del Pacto de Salud”.

La idea de Ruiz es que en el trámite parlamentario los socialistas se puedan incorporar. “Si no es así, será un fracaso de la política”, añade.

Mayor transparencia

En ese trámite parlamentario se abordará el informe ya redactado, tras más de ocho meses de elaboración. En el texto se recoge el compromiso de "garantizar el acceso universal de la ciudadanía a los servicios sanitarios y asegurar una financiación pública en salud, suficiente y sostenible atendiendo al nivel de riqueza del país". También se prevé “garantizar la equidad de acceso con calidad a las prestaciones y servicios (diagnóstico, tratamiento y cuidados) con criterios poblacionales, sociales y territoriales" y "promover el papel de la ciudadanía como agente activo del sistema sanitario".

Y para reforzar la transparencia, el documento prevé "la creación de mecanismos para que en el proceso de designación de los miembros de los órganos de gobierno de las empresas públicas y consorcios se evite el potencial conflicto de intereses", algo que se ha puesto de manifiesto con el caso Innova.

El conseller también se ha referido al pago a los farmacéuticos, admitiendo que la Generalitat mantendrá la demora de los últimos meses. A su juicio, el problema es que están por detrás de otras prioridades a las que tiene que hacer frente la Generalitat.

“Primero hay que pagar los intereses de la deuda, después la nómina de los trabajadores de la administración, los convenios y conciertos, y posteriormente los trabajadores autónomos, en los que se incluye a los farmacéuticos”, concluye, tras reclamar "paciencia".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad