Cómo ahorrar un 28% en la tarifa de luz con la ola de calor

A salvo de la ola de calor ¿cómo rebajar la factura de la luz un 28%?

stop

La discriminación horaria, elegir la tarifa más barata y controlar el consumo fantasma son algunos de los trucos para reducir la factura de la luz

Madrid, 24 de junio de 2019 (19:00 CET)

A partir del miércoles se esperan temperaturas por encima de los 40 grados en buena parte de España. Esta será la primera ola de calor del verano y vendrá con aire de origen africano. También afectará al resto de Europa. Así, el continente se prepara para sufrir temperaturas extremas que podrían extenderse a la próxima semana.

Esta situación repercute directamente sobre la factura de luz ¿Qué se puede hacer para mantener a flote las finanzas en los meses más cálidos del año? ¿Cuáles son las tarifas de luz más baratas del verano?

Lo primero que se plantea un usuario para rebajar la factura es consumir menos. No obstante, hay épocas del año en las que es impensable y muy poco práctico. Por lo cual, para no llegar a este punto, el primer objetivo será comprobar si se tiene la tarifa de luz más barata del momento.

Sin embargo, el de la electricidad es un mercado complejo, por lo que no es fácil separar las buenas ofertas de las menos interesantes. Un consumidor medio con una potencia de 4,4 Kw y un consumo mensual de unos 290 Kwh puede llegar a pagar casi 80 euros al mes con una tarifa de luz con precio fijo. Este es el peor de los casos, según HelpMyCash.

Para un precio fijo para el Kwh durante todo el día se pueden rebajar los recibos hasta un 20% al apostar por la oferta más barata del momento. En este caso, la tarifa one de Endesa dejaría el recibo en menos de 65 euros/mes.

La discriminación horaria, el truco para ahorrar un 28%

En un país como España en el que hay de tantas horas de luz natural, una tarifa con discriminación horaria resulta muy atractiva, según las mismas fuentes. De hecho, si el consumo principal se realiza durante la noche, esta modalidad permite ahorrar sin esfuerzo.

Por ejemplo, asumiendo el mismo consumo que antes, pero realizando en torno al 60% del gasto durante las horas más económicas, la tarifa más cara costaría 69 euros al mes. Es decir, el 14% menos que con la tarifa fija más cara de este mes.

El margen de mejora se duplica si se apuesta por la modalidad más económica, que en este caso la ofrece Aduriz con su tarifa 2.0DH. En concreto, con ella se pagaría 57 euros al mes.

Una vez los clientes tengan la tarifa más conveniente para su bolsillo, solo queda adaptar la vivienda al verano. Esto se consigue utilizando el sentido común. Por ejemplo, antes de utilizar los aparatos de climatización es importante limpiar los filtros, evitando de esta forma que requieran de más energía para su buen funcionamiento.

 El 9% de la factura de la luz  procede de los aparatos que se dejan conectados en espera

Esta misma técnica de debe aplicar en otros aparatos de gran consumo, como el congelador. Descongelarlo y limpiarlo durante unas horas ayudará a que consuma menos luz que si se deja que se creen placas de hielo.

Finalmente, aprovechar el buen tiempo para dejar a un lado el uso de ciertos aparatos, como la secadora o el secador, permitirá ahorrar un pellizco a final de mes.

Otro de los factores que engordan la factura es el consumo fantasma. Las organizaciones de consumidores señalan que el 9% de la factura de la luz procede de los aparatos que se dejan conectados en espera. Además, generan calor, con lo que desenchufarlos reduce las facturas y baja la temperatura de las habitaciones.

En definitiva, si se quiere ahorrar en verano hay que ser responsables con el consumo y estar atentos a la tarifa contratada. Un buen equilibrio entre estos dos puntos es fundamental para notar mejoras en las facturas a final de mes.

Hemeroteca

Finanzas personales
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad