El gerente de Magrudis, la empresa que fabricaba la carne del brote de listeriosis, José Marín, cierra la puerta de la sede sevillana tras dejar pasar a su abogado, el 27 de agosto de 2019. Foto: EFE/DA

Crisis de la carne mechada: se confirma la tercera muerte

stop

Dos investigaciones buscan determinar si hubo intencionalidad en el brote de listeriosis provocado por la carne mechada de la empresa Magrudis

Alessandro Solís

Economía Digital

El gerente de Magrudis, la empresa que fabricaba la carne del brote de listeriosis, José Marín, cierra la puerta de la sede sevillana tras dejar pasar a su abogado, el 27 de agosto de 2019. Foto: EFE/DA

Barcelona, 27 de agosto de 2019 (15:02 CET)

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía informó este martes del fallecimiento de una paciente de 74 años con infección por listeria, elevando la cuenta de fallecidos por la crisis de la carne mechada a tres. Se trata de una paciente con patologías previas incluída dentro de la población de riesgo, que estaba hospitalizada en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

La cifra de afectados por el brote de listeriosis provocado por un producto cárnico fabricado en Andalucía ascendió a 196 este martes, cuando la Consejería de Salud y Familias de la autonomía confirmó tres nuevos casos infección. No obstante, el número de pacientes ingresados con sospecha de infección o infección se redujo un 20% en 24 horas, pasando de 108 el domingo por la noche a 86 el lunes.

La evolución de la crisis de la carne mechada fabricada por la empresa Magrudis coincide con la previsión anunciada el lunes por la Junta de Andalucía, que prevía un "goteo" de casos de infección por listeriosis hasta octubre, entrando ya en una fase de "inflexión" después de casi dos semanas de activadas todas las alarmas sanitarias. Ahora bien, llega la hora de buscar culpables, y dos investigaciones están en marcha.

Todo a su vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha manifestado sobre el caso. La directora de Salud Pública de la entidad, Maria Neira, señaló este martes que al organismo le "tranquiliza" que se hayan retirado todos los productos de la carne mechada La Mechá y que "parece que empiezan a disminuir el número de casos". Y añadió que la comunicación de la OMS con España es "permanente y correctísima".

"Las autoridades españolas tendrán que hacer una investigación de cómo fueron los procesos cuando todo esto termine. Todos tenemos que aprender de todas las alertas, también beneficia a otros países. Entra en la normalidad que intercambiemos información y que, después de cada brote, se estudie lo que ha ocurrido, qué se ha podido hacer mejor y cómo poder avanzar", manifestó Neira.

Crisis de la carne mechada: dos investigaciones en marcha

Dos investigaciones ya se enfocan de lleno en la controversia por la carne mechada con listeria. La Fiscalía Superior de Andalucía comunicó el lunes la apertura de un caso penal sobre el brote de listeriosis provocado por los productos de Magrudis, tras recibir una denuncia presentada por la Asociación Defensor del Paciente, por el impacto de la carne contaminada.

La Fiscalía Superior, que dirige Ana Tárrago, informó de que la denuncia se formalizó el pasado viernes y motivó la apertura de una investigación. Por ahora, el Ministerio Público analizará la documentación adjuntada por los denunciantes y ha solicitado la actuación de oficio de la Unidad de Policía Adscrita a la Fiscalía Superior.

Por su parte, la Fiscalía de Sevilla abrió diligencias la semana pasada tras la denuncia formalizada por la Junta para conocer si la empresa Comercial Martínez León vendió carne mechada de Magrudis reenvasada como su marca blanca y sin indicar cuál era el proveedor del producto que llegaba finalmente al consumidor.

La investigación va sobre delitos contra la salud pública relativos a la contaminación de alimentos y bebidas, y puede acabar con penas de prisión de uno a cuatro años, además de una inhabilitación especial de seis a 12 meses, según los artículos 364, 365, 366 y 367 del Código Penal, que suponen las bases del caso.

La investigación de la Fiscalía de Sevilla busca determinar si lo ocurrido con este brote es una actuación negligente de la empresa por no hacer los controles necesarios para impedir la venta de la carne contaminada o, si por lo contrario, ha habido intención de poner en el mercado productos en mal estado para sacar beneficio económico de los mismos.

Si hubo "dolo" o intencionalidad en la actuación de la empresa determinará si existe responsabilidad penal o solo administrativa. Si fuese penal, la Fiscalía podría imputar a la empresa y establecería también diferentes delitos por cada una de las personas que han sufrido lensiones, muertes o abortos imprudentes.

Sanidad da el beneficio de la duda a Magrudis

Con respecto a Magrudis, de donde surgió el brote que también afectó los productos de Comercial Martínez León, la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, admitió la semana anterior que "evidentemente ha fallado algún procedimiento de los establecidos" para evitar que se produzca una enfermedad como esta y garantizar la protección de los consumidores.

Su departamento sostiene la teoría de que no fue adrede. El director de la coordinación de alertas sanitarias, Fernando Simón, señaló este martes que Magrudis "no lo ha hecho a propósito, pero en algún punto ha habido un fallo". La empresa "está en una situación catastrófica porque ha puesto en el mercado un producto de riesgo", añadió.

"La bacteria ha entrado de alguna forma en la empresa, y dentro se ha magnificado la infección de esa carne, aunque los procesos de horneado en principio deberían acabar con ella", dijo Simón. "Debemos ser concienzudos a la hora de valorar el punto exacto de la infección para poder dar información correcta en caso de que haya responsabilidades legales o a los ciudadanos que han sufrido perjuicios importantes".

Como bien apuntó el gerente de Magrudis este martes al indicar que la crisis se había tornado políticaPodemos Andalucía anunció que se presentará como acusación popular ante la Fiscalía de Sevilla porque entienden que hay "una responsabilidad compartida de la Junta y del Ayuntamiento de Sevilla por no llevar a cabo los procedimientos que marca el protocolo para garantizar la seguridad de la salud pública".

El PP, que gobierna en la Junta, ha afeado a partidos como Podemos y el PSOE que quieran capitalizar con la crisis alimentaria. Mientras tanto, Facua-Consumidores en Acción insta a los afectados a reclamar indemnizaciones tanto por los daños sufridos en su salud como por los perjuicios económicos derivados de ello. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad