El cura gay que ha sacudido el Vaticano apoyó el independentismo y tiene un novio catalán 

stop

REVELACIÓN

Krysztof Charamsa y su pareja, Eduard Planas / EFE

en Barcelona, 04 de octubre de 2015 (21:25 CET)

El Vaticano se ha sacudido este fin de semana con las declaraciones de un sacerdote polaco que ha reconocido, de manera pública, su homosexualidad. Krysztof Charamsa, de 43 años y hasta este sábado oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe y profesor de Teología en varias universidades --fue inmediatamente expulsado de estos cargos tras hacerse públicas sus palabras-- es además un gran conocedor de la situación política en Cataluña, ya que comparte su vida desde hace años con Eduard Planas, de origen catalán.

No sólo eso, Charamsa fue una de las pocas voces de la Iglesia católica en posicionarse a favor del independentismo. Lo hizo abiertamente en una entrevista en El Matí de Catalunya Radio, donde afirmó que "los derechos de autoderminación de una nación forman parte de los derechos del hombre". A lo que añadió, "una de las partes importantes de los derechos de las personas es el derecho a la independencia".

La respuesta del arzobispo de Valencia

Las palabras del prelado polaco, que, curiosamente, ilustra su cuenta de Twitter con una foto de la citada entrevista con Mònica Terribas, fueron inmediatamente desaprobadas por la Conferencia Episcopal Española.

Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Valencia, calificó de "inadmisibles" las palabras de Charamsa y pidió que no se metiera a la Santa Sede en el debate independentista. "No hay que confundir el derecho de autodeterminación con el derecho de secesión que no es realmente admitido por la doctrina social de la Iglesia", argumentó Cañizares.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad