stop

El Gobierno espera barrer a buena parte de los interinos con antigüedad y sustituirlos por jóvenes sin experiencia y más baratos

Madrid, 13 de febrero de 2018 (04:55 CET)

La administración pública en España puede reducir de un día para otro una carga importante en las nóminas de sus funcionarios.

Si las oposiciones masivas, convocadas por toda la administración pública este año, son ganadas de forma mayoritaria por jóvenes sin experiencia laboral, el Gobierno recortará de cuajo una buena parte de los trienios y sexenios que paga a los actuales interinos por antigüedad.  Se trataría del mayor recorte laboral encubierto en España, y sería legal y avalado por Europa.

Los interinos que llevan hasta 20 años trabajando para la administración pública están convencidos de que las condiciones de las nuevas oposiciones han sido diseñadas para barrerlos.

En las próximas oposiciones, los trabajadores interinos que no logren una nota mínima de corte no pasarán a la siguiente fase, donde su experiencia será ponderada para darles mayores posibilidades de ser contratados.

“Estamos convencidos de que hay esa intencionalidad”, explica Fernando Pellicer, portavoz del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza, el mayoritario en el sector de la educación. “Se ha diseñado el proceso en contra de los intereses de la mayoría de interinos, que son más caros porque tienen más antigüedad”, añade Miguel Ángel Lorenzo, portavoz de Somos Sindicalistas.

Funcionarios baratos

De los nueve profesores que trabajan en el centro de educación para adultos de San Sebastián de La Gomera, en Canarias, siete podrían quedarse sin trabajo en junio. Todos son funcionarios interinos, es decir, cubren temporalmente una plaza que será asignada de forma definitiva mediante concurso de oposición.

El centro, de buenas a primeras, podría perder a sus siete profesores experimentados para quedarse prácticamente con docentes jóvenes y sin experiencia, mucho más baratos que la actual plantilla

“Tenemos que prepararnos para las oposiciones que son básicamente una prueba de memoria. Tenemos trabajo y otras obligaciones, lo que nos hace estar en desventaja con jóvenes sin trabajo que tienen todo el día para memorizar y tener el conocimiento más fresco”, explica Susana Guía, una de las siete profesoras del centro educativo que se medirán en junio en la mayor convocatoria de oposiciones realizada por el Gobierno de Canarias. "Se trata de un examen netamente memorístico que nos perjudicará si entran muchos aspirantes que no están en los listados de interinos", añade David Hernández, otro profesor interino de 42 años. 

La mayor parte de los centros educativos en España se enfrentan a la misma situación. Este año está prevista la presentación de exámenes de oposiciones masivas para cubrir las plazas que han estado vacantes durante años y que nunca han salido a concurso. Y los profesores interinos, que rondan entre el 25% y el 30% del total, llaman a la protesta contra el actual sistema de selección.

“En cualquier empresa privada, si quieres optar a un puesto, la primera pregunta que te hacen es qué experiencia tienes en cargos similares. En este caso, las oposiciones masivas servirán para premiar a quienes salgan bien en unas pruebas memorísticas. Y no necesariamente serán los que están mejor preparados”, explica Fernando Pellicer, del sindicato de maestros.

Comienzan los paros

Los funcionarios interinos están en pie de guerra en toda España. La semana pasada fueron convocados paros en Andalucía y en Asturias de un centenar de interinos que han llevado el proceso a los tribunales.

Mientras tanto, los despachos de abogados intentan generar una ola de demandas contra la administración para que se le reconozca la condición de indefinidos a los funcionarios interinos que llevan más de tres años en su mismo cargo. Ya hay sentencias favorables pero los interinos siguen sin tener claro si, en el caso de perder sus oposiciones, podrán seguir trabajando para la administración. 

Hemeroteca

La Moncloa
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad