Daniel Osàcar y su abogado, Javier Melero, en las puertas de la Ciudad Judicial / EFE

Dos empresarios facturaron al Palau trabajos para Convergència

stop

Dos empresarios intentan dejar al margen Daniel Osàcar para cargar las culpas a su antecesor, Carles Torrent, ya fallecido

Barcelona, 10 de marzo de 2017 (19:00 CET)

Trabajaron para Convergència, pero les pagó el Palau de la Música. Dos empresarios confirmaron la financiación ilegal de Convergència, aunque intentaron dejar al margen a quien fue su tesorero, Daniel Osàcar, para cargar las culpas a su antecesor, Carles Torrent, fallecido en 2005. Ya se sabe, un muerto no se puede defender.

En la sesión judicial de este viernes, Juan Manuel Parra, administrador de Hispart, confesó que facturó los trabajos realizados para una campaña electoral de CiU, la de las generales de 2004, al Palau de la Música. Parra argumentó que desde el partido le habían pedido que lo facturase al Palau. Cuando el fiscal anticorrupción le preguntó quién se lo había pedido, el responsable de Hispart contestó que “el senior Carles Torrent”.

Hispart cobró de la institución cultural que presidía Fèlix Millet un total de 13 facturas por un importe de 824.800 euros. Para ello, cambiaron los anunciados de las facturas.

“Habla con el Palau”, le dijo Osàcar

En el mismo sentido, Miguel Giménez-Salinas, accionista mayoritaria de Altraforma, declaró que “me llamaron de Convergència y me dijeron factura aquí (al Palau de la Música) y por este concepto”. Así lo hizo. Altraforma cobró tres facturas entre los años 2006 y 2007 por valor de 285.500 euros. Giménez-Salinas indicó que, después de la muerte de Torrent, habló “con una chica de contabilidad” del partido y, después, con Osàcar.

Aseguró que Osàcar no sabía “absolutamente nada” de la facturación a través de la institución de Millet, aunque le recomendó “hablar con el Palau”. Se puso en contacto con Jordi Montull y le abonaron una de las facturas por un importe de 30.000 euros.

La fiscalía mantiene que diversos proveedores de Convergència cobraron del Palau de la Música. El dinero correspondía a los supuestos patrocinios de Ferrovial que, según el ministerio público, se trataban de comisiones por la adjudicación de obra pública. El fiscal acusa a otra empresa, Mail Rent, de presentar supuestas facturas falsas para camuflar las comisiones.

Su ex administrador, Pedro Luis Rodríguez declaró este viernes en el juicio que donó 775.000 euros al partido, que equivalen al 10% de su facturación. No obstante, negó formar parte de una trama de financiación ilegal de un partido político. La empresa se encuentra en concurso de acreedores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad