Felipe VI avisa a Mas de que se volcará en Catalunya para garantizar la unidad

stop

ACTO EN GIRONA

 El Rey Felipe VI, agasajado en Girona./EFE/Robin Townsend

26 de junio de 2014 (23:52 CET)

El Rey Felipe VI quiere utilizar sus buenas formas, su estrecho conocimiento de la realidad catalana, y su buena dicción en catalán para buscar “el entendimiento y la convivencia”. Y así lo ha querido demostrar en la noche de este jueves en su primer viaje a Catalunya tras su proclamación como jefe del Estado.

Felipe VI, sin embargo, no desea, ni puede, apartarse de sus responsabilidades constitucionales. De ello ya se encarga el Gobierno que preside Mariano Rajoy, que no ha dejado de bajar las expectativas desde que fue proclamado Rey en relación con el problema catalán.

Felipe VI, acompañado de la Reina Letizia, ha querido que su primer mensaje, aprovechando el acto de entrega de los premios de la Fundación Príncep de Girona, estuviera marcado por ese tono conciliador, pero expresando la voluntad de que la Corona esté más presente en Catalunya, y, por tanto, constate la unidad del conjunto de España.

Entendimiento y convivencia

“Como príncipe heredero, y a partir de ahora, como Rey, con estas visitas, muchas más últimamente, he querido hacer más presente todavía a la Corona en esta tierra, para transmitir mensajes de respeto, entendimiento y convivencia, que como tuve ocasión de afirmar en mi mensaje de proclamación, son consustanciales a nuestra Monarquía parlamentaria", aseguró.

Y ese discurso, en catalán, --ha combinado a partes iguales el catalán y el castellano-- da muestras de que, siempre respetando el papel que le otorga la Constitución, Felipe VI va a reflejar con insistencia que reina también en Catalunya.

El Gobierno del PP sigue debatiendo qué hacer respecto al proyecto soberanista del President Artur Mas. Pero el presidente Mariano Rajoy sigue instalado en una línea dura, la de negociar y buscar acuerdos siempre que sea el propio Mas el que dé un paso atrás respecto a la consulta soberanista.

Más presente en Catalunya

Y el Rey, pese a sus buenas conexiones con el tejido empresarial catalán, pese a su buen conocimiento y respeto de la realidad política y social catalanas, estará al servicio de ese planteamiento del Gobierno español. Y por la reacción, tras su discurso, muy aplaudido en el auditorio, con el conseller de Presidència, Francesc Homs, en primera fila, se podría argumentar que ese tono ha comenzado a gustar. 

La Corona, por tanto, estará más presente en Catalunya. De hecho, para el ahora Rey Felipe VI, esa circunstancia, no será una novedad, porque como Príncipe ha viajado hasta en siete ocasiones este año al territorio catalán.

Prueba de esa política más expansiva es el presupuesto de la Fundación Príncep de Girona, que dedica en 2014 hasta el 40% de los recursos a la gestión y la comunicación. A los distintos proyectos, como el Fòrum Impulsa, destina un total de 1.177.500 euros. A gestión y administración, dedica 736.000 euros, y a comunicación un total de 120.000.

De éstos, 80.000 euros son para prensa y comunicación, y 40.000 euros se dedican a acciones promocionales de la Fundación.

Metas colectivas

El Rey, que coincidió en la cena posterior del acto con el President Artur Mas, insistió en que la Corona buscará ese espíritu de unidad, lejos del proyecto soberanista que pudiera avalar, que es lo que busca el propio Mas, con la idea de convencerlo de que el Estado debería permitir la consulta del 9 de noviembre. Por ello, Felipe VI defendió la labor de la Fundació Príncep de Girona, que trabaja con personas y entidades “de toda España” para buscar “un proyecto que une, que suma fuerzas”.

Y eso, a su juicio, “nos ayuda a conocernos mejor y a apreciarnos más. Un proyecto que demuestra que la colaboración sincera y generosa es la mejor vía para lograr las legítimas aspiraciones de cada persona, y también, para alcanzar grandes metas colectivas en beneficio del bien común y del interés general”.

Rajoy, con la Corona, y a la espera de Mas

Felipe VI no ha olvidado el guiño habitual hacia los catalanes, al incidir en su espíritu emprendedor, y ha alabado al conjunto del pueblo catalán, “al amor a su tierra, y especialmente a la lengua y la cultura que les caracteriza”; y a cualidades que “han caracterizado a los hombres y mujeres de Cataluña a lo largo de la historia y por las que, con toda justicia, han sido respetados, admirados y queridos y con las que también han contribuido al progreso general de España en su conjunto”.

Por tanto, un deseo de colaboración, pero siempre con el freno de mano, el que le ha instalado en la Corona el Gobierno de Mariano Rajoy, a la espera de que el President Artur Mas acabe entendiendo, cuando el Ejecutivo español recurra su convocatoria de la consulta, que debe ser él quien asuma el posible fracaso de su proyecto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad