Unos operarios colocan el cartel de bienvenida en la entrada del pabellón que debía acoger el Mobile poco antes de que GSMA, sus promotores, anunciaran la cancelación. /EFE/Alberto Estévez

Fira Barcelona se inclina por no pedir indemnizaciones a GSMA

stop

Fira Barcelona apuesta por mantener su matrimonio con GSMA y por estudiar fórmulas como la prolongación del contrato que mantienen

Josep Maria Casas

Economía Digital

Unos operarios colocan el cartel de bienvenida en la entrada del pabellón que debía acoger el Mobile poco antes de que GSMA, sus promotores, anunciaran la cancelación. /EFE/Alberto Estévez

Barcelona, 13 de febrero de 2020 (04:55 CET)

Fira Barcelona y GSMA forman un matrimonio bien avenido desde el año 2006. Y la institución ferial está decidido a mantenerlo, “pase lo que pase”, por traumática que haya sido la cancelación del Mobile World Congress (MWC), 

Pese al impacto de la cancelación, las fuentes feriales consultadas no son partidarias de reclamar indemnizaciones a los organizadores, puesto que entienden que hay vías para compensarlo como la prolongación del contrato entre Fira y GSMA, cuya fecha actual de caducidad es 2023.

Recuerdan, además, que, como ocurre con el resto de salones feriales, GSMA paga por adelantado la contratación de los espacios. De la misma manera, GSMA cobra por adelantado a las empresas que participan en el evento.

El consejo de administración de Fira Barcelona se reunió el martes en un almuerzo. Sus miembros eran conscientes de que el Mobile estaba al borde del abismo por el goteo constante de empresas que se daban de baja. Ante esta situación, decidieron esperar a la decisión que adoptase GSMA y ponerse al servicio de los organizadores: “Lo que diga (John) Hoffman", se dijo en alusión al consejero delegado de GSMA.

Fuentes de la cúpula ferial recalcaron que Fira y GSMA “deben mirar al futuro” para garantizar la continuidad del certamen en Barcelona. El primer alivio llegó a continuación de la cancelación porque GSMA quiso manifestar su deseo de mantener el MWC en Barcelona el próximo año y los siguientes

La cancelación de la edición de este febrero es un golpe severo. Fira nunca ha escondido que el Mobile les aporta cerca un tercio de su facturación, que el año pasado alcanzó los 215 millones de euros.

No obstante, nadie habla de las pólizas contratadas ni tampoco de responsabilidades. Las empresas que se han retirado no han querido asumir riesgos de contagio de sus trabajadores por el coronavirus ni imprevisibles conflictos en los juzgados.

Para activar una póliza de seguro por motivos médicos como el coronavirus, la consultora Willis Towers Watson señala que un organismo oficial o autoridad competente (la OMS o el Gobierno de España) deberían ordenar o aconsejar que no se celebrase el certamen. Pero no es el caso. Curiosamente, las empresas chinas, sometidas a cuarentena en su país, podrían reclamar siempre que en sus pólizas se contemplase el supuesto. Los modelos más habituales de seguros de cancelación excluyen las enfermedades contagiosas que dan lugar a cuarentenas.

Comparaciones odiosas

Las fuentes feriales consultadas insisten en que a partir de ahora hay que trabajar para mantener a salvo su alianza con GSMA. Estas fuentes no salen de su asombro cuando ven que en otras ciudades europeas se están celebrando ferias multitudinarias con la participación de empresas chinas casi con total normalidad.

Por ejemplo, la feria tecnológica Integrated Systems Europe (ISE) que se celebra desde el martes en Ámsterdam tan solo ha registrado 59 bajas entre sus 1.300 empresas expositoras. De estas bajas, 50 eran compañías chinas y otras nueve de otros países. LG fue de los primeros en darse de baja de los certámenes. Sin embargo, Sony participa en el de Ámsterdam, pese a que desertó del de Barcelona.

En declaraciones a RAC1, un directivo de Mediapro, Lluís Mandil, relató que la feria holandesa se desarrolla con total normalidad. Aseguró que vio más personas con máscara en el aeropuerto de Barcelona que en Ámsterdam.

En París, desde este martes también se celebra Première Vision, uno de los grandes certámenes internacionales del sector de la moda. Participan 1.900 expositores. Según la relación que consta en su página web, de las 105 compañías chinas inscritas, 42 cancelaron su participación (40%).

En Madrid, la feria de arte Arco planea abrir sin ningún percance el próximo 26 de febrero. En las últimas ediciones ha registrado una afluencia de 100.000 visitantes. Sin embargo, un portavoz de Ifema asegura que la afectación por el coronavirus es “cero”. No ha saltado ninguna alarma. Eso sí, anuncian que seguirán las recomendaciones de la OMS para prevenir hipotéticos contagios.

En cambio, en China y en otros países del sureste asiático se están suspendiendo ferias y congresos internacionales. Algunos, se realizan a menor escala, como el Singapore Airshow, sobre aviación, que empezó este martes. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad