Interior pone en marcha un plan de ayuda a víctimas de delitos de odio y discriminación

stop

ESPAÑA SE EQUIPARA AL RESTO DE EUROPA

Mosso d'esquadra de servicio

en Barcelona, 25 de febrero de 2015 (21:17 CET)

El Ministerio del Interior ha puesto en marcha desde este pasado mes de enero un plan de actuación policial para una mejor investigación de los delitos de odio o discriminación y, a la vez, para proteger y facilitar asesoramiento médico, legal o social a las víctimas y sus familiares.

Siguiendo las indicaciones al respecto de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa (ECRI), la Secretaria de Estado de Seguridad aprobó a finales del año pasado el llamado Protocolo de actuación para las fuerzas de seguridad para los delitos de odio y las conductas que vulneran las normas legales sobre discriminación.

Mayor protección de las víctimas

Las principales novedades que presenta este protocolo hacen referencia a la protección de las víctimas y de su entorno por parte de la policía y la guardia civil. Así, desde principios de este año, las fuerzas de seguridad han incorporado en su proceder habitual todo un conjunto de recomendaciones que pasan, entre otras actuaciones, por acompañar a las víctimas a centros hospitalarios, dar cobertura e información a sus familiares, proteger a los miembros de entidades o ONGs que se dediquen a denunciar casos de racismo, entre otros.

Por los que respecta a la persecución de los presuntos autores de este tipo de hechos, la Policía y la Guardia Civil recogerá en sus atestados hasta todos los detalles que vinculan a los sospechosos con un acto de odio o discriminación. Tatuajes, vestimenta, insultos, antecedentes, hasta el más mínimo indicio quedará recogido en los atestados policiales que, automáticamente, serán enviados al fiscal provincial delegado del servicio contra los delitos de odio y discriminación.

Desde hace escasamente un año, cada una de las provincias españolas dispone de un fiscal coordinador especializado en este tipo de temas. Fuentes de la fiscalía se han felicitado por este protocolo de actuación que, desde hace 5 años, ya utilizan "de forma satisfactoria", los Mossos d'Esquadra en los casos de racismo y xenofobia que se producen en Cataluña, según fuentes del ministerio fiscal.

Más esfuerzo en formación

La fiscalía reclama un mayor esfuerzo de la Administración en la formación de todas  las unidades y patrullas (policía judicial o seguridad ciudadana) que puedan encontrarse eventualmente con un caso de racismo o xenofobia.

Durante el 2014 ha creció el número de casos denunciados, según las memorias del ministerio publico que se darán a conocer en las próximas semanas. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad