El presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), enfrentado a JpC por la suspensión de Puigdemont. EFE

JpC admite ahora que no hay acuerdo con ERC por la suspensión de Puigdemont

stop

JpC reconoce que Torra mintió cuando vendió que ya había pacto con Esquerra sobre las suspensiones y supedita cualquier decisión al aval de los presos

Barcelona, 07 de septiembre de 2018 (20:07 CET)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acabó la semana pasada vendiendo un supuesto acuerdo con ERC que cerraba la crisis en torno a la suspensión de Carles Puigdemont y otros cinco diputados procesados por el Tribunal Supremo (TS), y empezó esta rebajándolo a "principio de acuerdo". Esquerra lo desmintió y dejó claro que ni lo uno, ni lo otro. Y ahora, Junts per Catalunya (JpC), la formación de Torra, ha acabado admitiendo que, tal y como decían los de Oriol Junqueras, los dos socios de gobierno siguen sin tener un acuerdo que permita desbloquear el Parlament.

El encargado de acabar de aguar el vino distribuido por el president ha sido el portavoz adjunto del grupo, Eduard Pujol. "Hay acuerdo en que habrá acuerdo", ha dicho para justificar el anuncio falso de Torra, y se ha remitido a la necesidad de someter cualquier decisión a la voluntad que expresen los cinco diputados suspendios y ahora en prisión. Es decir, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull.

"Lo que piensen y deseen es capital en esta cuestión", ha dicho Pujol, que ha esgrimido la voluntad de  "hacer compatible la voluntad de los presos" con "hacer política en el Parlament".

El plan de JpC: someter la suspensión al pleno

Pujol salía así al paso de una información publicada en el Ara según la cual hasta el miérccoles, cuando se inició el cónclave interno que JpC celebra hasta este viernes en Bruselas, la formación puigdemontista ni tan solo había consensuado su postura, que según el diario pasa ahora por forzar que el pleno del Parlament vote sobre si acepta o no la suspensión de los seis diputados encausados. 

Es un planteamiento muy alejado de la propuesta que en su momento defendieron ERC y el presidente del Parlament, Roger Torrent, con el aval de los servicios jurídicos de la cámara, y que consistía en sustituir de forma temporal a los suspendidos, lo que a la práctica equivalía a prolongar el sistema de votos delegados que ya se ha estado aplicando hasta ahora con los diputados en prisión o expatriados, con la única diferencia de que en vez de “por delegación”, el voto de los procesados lo asumirían otros diputados “por sustitución”.

JpC aceptaba ese planteamiento -que contaba con el plácet del PSC y En Comú Podem- por lo que respecta a Junqueras, Romeva, Sànchez, Rull y Turull, pero quería hacer una excepción con Puigdemont, a lo que Esquerra se negó, lo que precipitó el Parlament a un bloqueo que ya dura mes y medio.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad