La patronal catalana da la espalda a los presupuestos de Artur Mas

stop

CUENTAS PÚBLICAS

Cristina Farrés

El director de economía de Foment del Treball, Salvador Guillermo, y el presidente de la comisión sobre esta materia, Valentí Pich
El director de economía de Foment del Treball, Salvador Guillermo, y el presidente de la comisión sobre esta materia, Valentí Pich

Barcelona, 09 de diciembre de 2014 (14:27 CET)

El empresariado catalán tacha de poco creíbles los presupuestos de 2015 que ha presentado Artur Mas. El desfase de 2.500 millones entre la partida de gastos y la de ingresos pone en alerta a Foment del Treball, que asegura que es muy consciente de que no se podrá conseguir una inyección de capital de estas características en 12 meses. "Creo que todos somos conscientes de ello", ha declarado este martes el director de economía de la organización, Salvador Guillermo.

Mas ni siquiera ha concretado de dónde piensa sacar la aportación extraordinaria. La patronal indica que la cifra final no será de 2.500 millones. Prevé que se limite a lo largo de la "negociación política" que debe existir para aprobar las cuentas.

Reparto de déficit diferenciado por comunidades

El único interlocutor que podría dar oxígeno a la Generalitat de Cataluña es este sentido es el Gobierno central. Foment del Treball también ha enviado un dardo al Ejecutivo de Mariano Rajoy por su resistencia en fijar un objetivo de déficit personalizado por cada comunidad autónoma. "No tiene lógica que todos tengan el mismo, no ocurre ni en Europa", señala Guillermo.

De nuevo, el empresariado catalán reclama a los ejecutivos que negocien para alcanzar esta meta. "La repartición es un criterio político, son los políticos quienes se deben poner de acuerdo", afirma el director de economía de la institución.

Guillermo recuerda que Foment del Treball ha exigido a Rajoy un límite de déficit diferenciado por comunidades desde 2013. Hasta la fecha, el Gobierno estatal ha hecho oídos sordos de una petición que le han hecho llegar desde organizaciones empresariales a sindicatos, partidos de la oposición e incluso algún gobierno territorial de su mismo color político, como el de Valencia.

¿Avance electoral?

Las reclamaciones de la patronal catalana llegan cuando aún no está claro si el proyecto presupuestario de Mas decaerá por el adelanto electoral. El proceso nacionalista marca la agenda política de Cataluña y, públicamente, el presidente ha dejado claro que sólo convocará de nuevo unos comicios si consigue su ansiada lista unitaria con ERC.

Foment del Treball ya ha dejado clara su oposición a esta alternativa. Fue su presidente, Joaquim Gay de Montellà, quien afirmó que el avance electoral sería una "anomalía" que mostraría el fracaso de la política de Mas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad