Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, obligados a entenderse. EFE

La pugna entre Sánchez e Iglesias parte en dos a Unidas Podemos

stop

Miembros de Unidas Podemos creen que Iglesias debería aceptar la oferta de coalición que hizo Sánchez en julio, con algunos "retoques"

Madrid, 28 de agosto de 2019 (10:30 CET)

A menos de un mes de que se vote la investidura, las posiciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias parecían estar lejos de volver a acercarse. Las acusaciones cruzadas en el último mes después la investidura fallida y los mensajes que exponían una relación basada en la "desconfianza" auguraban una repetición electoral. Sin embargo, las negociaciones ha vuelto al punto de partida, y ya se han saldado con un primer rechazo de las propuestas enviadas por la formación morada y con la rotunda negativa del PSOE de volver a ofrecer un gobierno en coalición con el partido que dirige Iglesias. 

Con este escenario, parte de Unidas Podemos se arrepiente ahora de la estrategia adoptada por Iglesias en la primera votación de investidura de Sánchez. Según han trasladado fuentes de Unidas Podemos a El Mundo, Iglesias debería aceptar la oferta de coalición que hizo Sánchez en julio, una postura que supone un distanciamiento de posiciones dentro del propio partido. Algunos miembros de Podemos se plantearían ahora el "sí" a aquella oferta, pero con algunos "retoques" menores, dejando así las exigencias y propuestas del líder de la formación morada a un lado para facilitar el gobierno en coalición. 

La oferta del PSOE fue entonces de una Vicepresidencia y tres ministerios (IgualdadVivienda y Sanidad). Pero el problema para Unidas Podemos es que ahora mismo esta oferta ya no está vigente. El PSOE considera que Iglesias  tenía el mes de julio como fecha de caducidad y que Unidas Podemos lo apartó definitivamente al rechazarlo y no votar a favor de la investidura de Sánchez. Ahora, los socialistas preparan una última oferta de programa a Podemos sin coalición para una negociación in extremis, que lejos quedaría de esa oferta de julio. 

Gobernar en coalición, el punto de tensión entre PSOE y Podemos 

La primera toma de contacto para retomar las negociaciones después de la caída de la investidura de Sánchez la encabezó Unidas Podemos. La formación morada envió un documento al PSOE con propuestas programáticas y de competencias para un Gobierno de coalición, con presencia en una vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad y tres ministerios, entre los que barajaban Transición Ecológica y Trabajo, pese a los recelos que la petición de esta cartera despertó en julio en algunos sectores económicos y entre las filas socialistas. 

En tiempo récord, los socialistas respondían de manera contundente: un gobierno de coalición no está sobre la mesa tras el rechazo de la formación liderada por Pablo Iglesias a apoyar a Pedro Sánchez el pasado mes de julio.

Este martes, el PSOE ponía sus cartas sobre la mesa e invitaba a Podemos a cerrar un nuevo programa "más amplio y realista" en el que recogerá algunas de sus propuestas.

"Volveremos a hacer una oferta con un programa que va más allá del nuestro, para abarcar y comprender más cosas de las que nosotros como partido podemos pensar, en un intento de que todos los demás participen. Vamos a ver qué pasa", avanzaba la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad