Una imagen del Clasico celebrado en el Camp Nou en 2018. EFE

Los CDR querían reventar el Clásico llevando la violencia al Camp Nou

stop

Según fuentes de los Mossos y la Policía a las que ha tenido acceso el diario ABC, los CDR planeaban mantener en secreto sus planes hasta última hora

Madrid, 18 de octubre de 2019 (14:27 CET)

Los Comités de Defensa de la República (CDR) planeaban convertir el próximo partido de liga entre FC Barcelona y Real Madrid en el Clásico más violento. Según han indicado fuentes de los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional al diario ABC, los CDR querían protagonizar acciones violentas tanto en los aledaños como dentro del Camp Nou, el estadio en el que se iba a jugar el partido el próximo 26 de octubre. 

Las mismas fuentes indican que los CDR mantenían su plan en secreto hasta última hora con el objetivo de coger por sorpresa a los cuerpos de fuerza y seguridad del Estado. De esta forma, los CDR querían dar relevancia internacional a sus protestas por la sentencia del juicio del 'procés' en un partido que supera una audiencia de 600 millones de espectadores. 

A tenor de los altercados que se llevan sucediendo tanto en Barcelona como en el resto de Cataluña desde el pasado lunes, LaLiga solicitó el miércoles al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) que el encuentro, previsto para el 26-O a las 13.00 horas, se disputase en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid en lugar de en el Camp Nou, que se encuentra en Barcelona. 

La plataforma Tsunami Democràtic, que convocó el bloqueo del aeropuerto del Prat el pasado lunes provocando la cancelación de más de un centenar de vuelos, advirtió el martes que no realizaría ninguna otra acción para protestar por la sentencia del Tribunal Supremo hasta el día 26. Esto provocó que los temores ante un posible boicot del Clásico se disparasen. Fue entonces cuando LaLiga solicitó el cambio de estadio "por causas de fuerza mayor". 

Ya en el 1 de octubre de 2017 el proceso de independencia afectó al partido que enfrentaba entre el FC Barcelona y Las Palmas, que fue disputado sin público después de que el presidente de los blaugranas, Josep María Bartomeu, criticase la "falta de libertad de expresión" por la respuesta del Estado a la convocatoria del referéndum ilegal.

"Se hace a puerta cerrada por medios excepcionales, no por seguridad, que la han garantizado los Mossos y la Policía. Vemos con mucha pena lo que está ocurriendo", afirmó entonces el dirigente del club. 

El Barça ya se posicionó tras la sentencia

Después de que el juez Manuel Marchena emitiera la condena de los líderes independentistas, el FC Barcelona emitió un comunicado señalando que "la cárcel no es la solución". "La resolución del conflicto pasa, exclusivamente, por el diálogo político. Del mismo modo que la prisión preventiva no ayudó a resolver el conflicto, tampoco lo hará la prisión dictada hoy", se añadía en el texto. 

 

Hemeroteca

CDR
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad