Los sindicatos meten presión a la CEOE para firmar el primer pacto salarial post crisis

stop

DISCREPANCIAS CON LA REVALORIZACIÓN DE 2015

Cristina Farrés

El presidente de la CEOE, Juan Rosell (c), con los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez (d), y CCOO, Ignacio Fernández Toxo (i)
El presidente de la CEOE, Juan Rosell (c), con los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez (d), y CCOO, Ignacio Fernández Toxo (i)

en Barcelona, 10 de febrero de 2015 (13:47 CET)

Los agentes sociales cerrarán en las próximas semanas el primer pacto salarial después de la crisis en España, la tercera edición del llamado Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). La negociación se inició antes de Navidad pero en las últimas semanas la presión para cerrar el proceso ha incrementado. Principalmente, por parte de los sindicatos.

Los representantes de los trabajadores quieren llegar a un acuerdo lo antes posible. "Estamos fuera de tiempo", manifestó el lunes el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, en unas declaraciones en línea a las de su homólogo en UGT, Cándido Méndez.

CEOE pide flexibilidad


Los primeras espadas de las organizaciones llevan ahora la voz cantante en el debate. Mantenían reuniones de carácter técnico hasta la semana pasada, cuando los sindicatos desvelaron la celebración de un encuentro "definitivo" en el que se iba a firmar el pacto que, finalmente, la patronal canceló.

El desencuentro no ha ido a más. Todos los implicados en la negociación aseguran que no está rota, pero reconocen que las partes se han enrocado en la defensa de sus intereses. El presidente de la CEOE, Juan Rosell, pedía este martes "flexibilidad" para "pactar lo que sea posible" cuanto antes.

Diferencias en la revalorización de los salarios


La patronal descarta firmar el documento en 24 horas; hecho que choca con las prioridades de los representantes de los trabajadores. Rosell asegura que las actuales diferencias de criterios "no son tan grandes", pero, para llegar a algún punto en común, alguien debe dar su brazo a torcer.

La negociación se ha encallado por un punto: el de la revalorización de los salarios para el ejercicio en curso. CCOO y UGT defienden incluir en el pacto un incremento del 1,5% y fijar criterios generales hasta 2017. La patronal aplica criterios más conservadores. Limita la subida en el 0,6% para este año y acepta que se llegue, como mucho, al 0,8% en los dos próximos.

Retos de los sindicatos


La clave en la defensa acérrima de sus propuestas se encuentra en el punto de partida de los agentes sociales. Los sindicatos se enfrentan a la negociación del AENC tras años de congelación, pérdida de poder adquisitivo y destrucción de empleo. Los ánimos en las organizaciones están caldeados. El discurso de la recuperación económica llena titulares, pero en el bolsillo del ciudadano medio aún no ha llegado.

Además, coincide en un momento en el que las estructuras internas de las organizaciones están en horas bajas. Méndez ha iniciado un proceso de renovación de la cúpula de UGT. Ha puesto en marcha una comisión en el comité confederal para reducir las federaciones de seis a tres y avanzará las elecciones. Previsiblemente, se celebrarán en verano de 2016.

CCOO también ha iniciado un proceso de reconversión interna, aunque la renovación de su cúpula no es tan urgente. Fernández Toxo llegó a la secretaría general en 2008. Incluyó en el pasado congreso confederal la limitación de mandatos.

Retos internacionales


La actual cúpula de la patronal tiene el respaldo de haber sido refrendada en unos comicios que se celebraron el diciembre pasado. La organización frena el optimismo de la recuperación y alerta de que la economía española está expuesta a los riesgos internacionales. El ejemplo del contagio de Grecia al Ibex esta semana sirve para alertar de la fragilidad de la recuperación.

Rosell no es partidario de la congelación de salarios como sí reivindican las voces más conservadoras de CEOE, pero pide prudencia ante los retos económicos que aún tiene España. El principal, consolidar los buenos datos macroeconómicos que se dan desde el tercer trimestre de 2014.

El Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva se firmará "en breve", pero más tarde de lo que los sindicatos esperan y con un incremento salarial más moderado del que han puesto ahora sobre la mesa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad